La Prensa Libre

Gente de acción: Inicios de Gonzáles Worthen marcan pauta

Gente de acción: Inicios de Gonzáles Worthen marcan pauta

agosto 07
13:00 2014

April Robinson

Arkansas Democrat-Gazette

Andy Shupe/NWA Media Diana Gonzáles Worthen es directora del Proyecto RISE en la Universidad de Arkansas, el cual se esfuerza para ayudar a los profesores a mejorar sus habilidades en la enseñanza de estudiantes con diferentes idiomas y culturas.

Andy Shupe/NWA Media
Diana Gonzáles Worthen es directora del Proyecto RISE en la Universidad de Arkansas, el cual se esfuerza para ayudar a los profesores a mejorar sus habilidades en la enseñanza de estudiantes con diferentes idiomas y culturas.

El nombre de Diana Gonzáles Worthen puede ser reconocido no solo por la comunidad latina del Noroeste de Arkansas, sino también por gente de varias etnias que radican aquí.

Ha sido candidata política a las legislaturas estatales, mas su mayor marca la ha dejado a través de los estudiantes que ha enseñado tanto en el programa de Inglés como Segunda Lengua (ESL) como con su enseñanza de las ciencias a estudiantes que han sido los primeros de su familia en asistir a la universidad.

Es cofundadora de la organización UnaComunidad, la cual fomentar el amor a la lectura con clases de verano en la Biblioteca Pública de Springdale a niños y padres bilingües del área y organiza eventos como el Festival ArkanSalsa para continuar enseñando y expresando el amor por la herencia hispana de los niños en esta comunidad.

Gonzáles Worthen es la conexión entre los maestros y las escuelas para que trabajen mejor con los estudiantes que están aprendiendo inglés. En este momento, lo hace a través del Proyecto RISE, un programa financiado por la beca que ayuda a los maestros a cambiar sus planes de estudio para dar cabida a culturas e idiomas de diversos estudiantes.

Con todo esto, ¿cómo inició su historia?

Gonzáles Worthen nació en Watsonville, California el 30 de julio de 1961, pero creció en Texas.

El padre de la educadora viene de una familia que solo hablaba español. Algunos niños en la escuela lo golpearon en el patio hasta que aprendió a hablar inglés.

Sus padres eran propietarios de un restaurante y a menudo alimentan a los que seguían al activista de derechos civiles César Chávez.

A través de sus padres — su madre obtuvo su GED mientras su padre se unió a la la Marina y con el tiempo se convirtió en un programador de computadoras — aprendió dos de sus valores más profundos: la educación y la diligencia.

Obtuvo su licenciatura en biología de la Universidad de Houston, su maestría en educación científica de la Universidad de Texas en Dallas, y su doctorado en currículo e instrucción de la Universidad de Arkansas.

Fue en 1996 cuando llegó al Noroeste de Arkansas junto con su esposo Shannon, con la intención de quedarse en casa para cuidar a su pequeña hija, Laura.

Pero por razones fatalistas, Gonzáles Worthen tuvo que encargarse financieramente de la familia, así que buscó trabajo en las escuelas públicas del área.

Por fin fue acogida por el entonces naciente programa de ESL en Rogers High School.

La diferencia en la diversidad entre Texas y Arkansas era enorme.

En Texas, había un gran número de personas de otras etnias, pero el Noroeste de Arkansas estaba empezando a verse más familias migrantes ingresando en la zona en busca de trabajo en las granjas y en el negocio de las aves de corral.

Naturalmente, hubo retos. Pocos profesores estaban equipados para instruir a los estudiantes que no sabían inglés, y las empresas y los médicos locales no tienen intérpretes para ayudar con la transición lingüística.

“Algunas de las mismas cosas y desafíos a los que los estudiantes se enfrentaban aquí en 1996 eran las cosas que mis padres habían descrito haber experimentado en los años 1940”, relató.

De alguna manera, también tenía que impartir clases de ciencia sin un laboratorio y con pocos recursos para viajes de estudios y experimentos.

En Rogers High School, se encargó de asegurarse que los niños estuvieran educados y se mantuvieran callados. Si pudiera lograr eso, estaría marcado un éxito.

Poco sabían que ella iba a provocar un interés genuino de los estudiantes por la ciencia, atrayendo un montón de dinero de subvenciones y formando estudiantes de programas de honor que eventualmente se convirtieran en orgullosos estudiantes universitarios de primera generación.

“Ha abogado para que todos los estudiantes alcancen su máximo potencial académico mientras logran la comprensión de los determinantes sociales que pueden afectar su capacidad para lograr el éxito académico”, recalcó Deanna Pérez Williams, una de sus compañeras líderes del área. “Su enfoque ha sido siempre en la equidad en la educación”.

Mas su capacidad de interesar a los niños en las ciencias no terminaba cuando regresaba a casa por las tardes. Llevaba regularmente a su hija de paseos por la naturaleza, la animó a unirse a las Girl Scouts y fomentó maneras científicas de pensar que sigue utilizando hoy en día.

“Cuando era niña, en vez de decirme la respuesta [a mi pregunta], ella me hacía explorarla y averiguarla por mí misma, animando ese sendero del descubrimiento”, relató Laura Worthen, estudiante de ingeniería biomédica en la Universidad de Washington. “Ahora cuando salgo de una conferencia o aprendo algo increíble que despierta mi interés, les llamo [a mis padres] para decirles lo emocionada que estuve y cómo quiero aprender más sobre eso. Esto hace que se entusiasmen. Están inspirados si estoy inspirada”.



Acerca del autor

hufford

hufford

Noticias relacionadas

pronóstico del tiempo

Weather Icon

Manténgase al día con las últimas noticias de nuestras aplicaciones móviles.


Consíguelo en el App Store

Disponible en Google Play

Actualización de las noticias