La Prensa Libre

Incrementarían velocidad de líneas de producción avícola, sin considerar riesgos

Incrementarían velocidad de líneas de producción avícola, sin considerar riesgos

marzo 13
13:01 2014

Erin Anderson

eanderson@nwaonline.com

Foto de archivo

Foto de archivo

Trabajadores de carne y aves hacen 20,000 o más cortes al día, de acuerdo con el Southern Poverty Law Center. Pero esa cifra pronto podría ser aún mayor bajo una regulación que busca aumentar la velocidad de las líneas de procesamiento de pollo por un 25%.

El Servicio de Inspección y Seguridad Alimentaria (FSIS) del USDA propuso una regulación conocida como la Modernización de la Inspección de la Masacre de Aves de Corral el 27 de enero de 2012.

Así se mueven 175 aves por minuto en la línea (Fuente: FoodWhistleBlower.org).

Esta regla propuesta permitiría a las plantas avícolas a aumentar su velocidad de la línea de producción de 140 aves por minuto a 175 a cambio de la implementación de un nuevo proceso de inspección de la seguridad alimentaria, de acuerdo con el Consejo Nacional de la Raza (NCLR).

En el Noroeste de Arkansas, algunas 72,000 personas trabajan en las fábricas de procesamiento de aves de corral.

Ana Aguayo, directora interina para el Centro de Justicia para los Trabajadores del Noroeste de Arkansas, explicó que 72% de los casos que la organización gestiona están relacionados con una lesión o compensación de los trabajadores, con la mayoría provenientes de la industria avícola.

“Estamos tratando de levantar las voces de los trabajadores para luchar contra esta propuesta”, expresó Aguayo con respecto a la propuesta de reglamento para aumentar la velocidad de línea.

Una voz hablando acerca de los posibles problemas con el aumento de velocidades de línea es María Pérez*, de Siloam Springs, quien trabajó separando el pollo en la línea con la companía Simmons por cuatro años.

Dentro de los dos primeros años de trabajo en la línea, ella comenzó a experimentar dolor de espalda y de muñeca, y desarrolló bolas en su muñeca y varias hernias discales en su espalda.

Tuvo que dejar su empleo porque el supervisor ejecutaba la velocidad de línea tan rápido que dañaba los brazos y espalda de Pérez, relató.

De los 10 empleados con que ella trabajó en su línea, siete dejaron sus puestos debido al dolor, señaló.

“Creo que la nueva velocidad de la línea será una gran injusticia con lo que va a hacer a la gente”, dijo Pérez. “No soy la única persona que ha sido herida, hay muchas personas que están trabajando que están heridos, pero no se quejan por temor”.

Bajo la política actual, FSIS se encarga de examinar todos los canales de aves para ver imperfecciones o defectos visibles antes de que se traten posteriormente. Bajo la regla propuesta, las plantas avícolas — en lugar de la agencia — serían responsables por esta tarea de aseguramiento de calidad, eliminando cientos de inspectores federales de las líneas y permitiendo un aumento en la velocidad de las mismas.

La administración prevé que la norma, que se espera ahorrar a los contribuyentes más de $90 millones en tres años y menores costos de producción de por lo menos $256 millones por año, entrará en vigor en abril de este año.

Pero varios grupos han expresado preocupación por la regulación, que no ofrece ningún plan de acción para mitigar el aumento previsto de los accidentes de trabajo que se derivarían de líneas más rápidas, y por la seguridad de los trabajadores de carnes y aves en la línea, de los cuales el 39% son hispanos, el 16.3% son de color negro, y el 7.8% son asiáticos, según datos del gobierno.

“Estamos muy preocupados por la propuesta de reglamento”, manifestó Catherine Singley, gerente del Proyecto de Política Económica en NCLR. “Dada la tasa ya aberrante de lesiones, la norma propuesta resultará en aún más lesiones a los trabajadores avícolas”.

Un estudio publicado por la revista American Journal of Industrial Medicine en 2006 encontró que el 60% de los trabajadores avícolas en el estudio experimentó lesiones o enfermedades relacionadas con el trabajo, la mayoría de los cuales eran los síntomas musculoesqueléticos.

Otro estudio publicado por el Instituto Nacional de Salud en 2013 encontró que la prevalencia de síndrome del túnel carpiano, que comprende la salud de la muñeca, es más de dos veces mayor entre los trabajadores avícolas (8.7%) en comparación a los trabajadores no-avícolas (4%) en EEUU.

Un reporte de la organización sin fines de lucro Alabama Appleseed encontró que el 86% de los trabajadores que cortan las alas, el 80% que deshuesan las canales de pollo, el 76% que hacen el deshuesado, corte, y recorte, y el 74% que cuelgan el pollo experimentan lesiones y trastornos musculoesqueléticos.

*Nota del editor: El nombre de esta persona ha sido cambiado para proteger su seguridad.



Acerca del autor

hufford

hufford

Noticias relacionadas

pronóstico del tiempo

Weather Icon

Manténgase al día con las últimas noticias de nuestras aplicaciones móviles.


Consíguelo en el App Store

Disponible en Google Play

Actualización de las noticias