La Prensa Libre

Comunidad ayuda a Joplin

Comunidad ayuda a Joplin

junio 02
01:00 2011

Foto cortesía de Margarita Félix: Elías Felix y su hija Kassandra caminan por las ruinas de Joplin. Ellos fueron parte del grupo de voluntarios que fueron a entregar las donaciones de Radio La Zeta.

Foto cortesía de Margarita Félix: Un camión completo se necesitó para llevar los donativos de Radio La Zeta. Cientos de voluntarios han llegado del Noroeste de Arkansas a ayudar a Joplin.

Francisco Ayala Silva/ La Prensa Libre: Luis Rosales ayuda a cargar los donativos colectados por America’s Car-Mart para los damnificados de Joplin. Le ayudan Cesia Martínez, administradora de la agencia de la calle Robinson, y Jill Clark, administradora de la sucursal de la calle Sunset. La compañía de venta de autos estuvo colectando donaciones en sus sucursales del Noroeste de Arkansas mientras que el gerente de la sucursal de Joplin, Bruce Bryant, ha estado cocinando para los voluntarios y personal médico.

Ottoniel Castillo tiene suerte de estar vivo.

Él domingo 22 él tenía planeado a ir a su casa en Joplin, a celebrar el cumpleaños de su hijo Jonathan, cuando recibió la orden de quedarse limpiando un banco en el Noroeste de Arkansas.

Mientras limpiaba, un tornado convertía su vecindario en un paisaje lunar.

“Mi vecino se murió, mi vecina se murió, allí está una cruz”, dijo Castillo.

Un día y medio después de la tragedia, Castillo estaba en Joplin, esta vez como socorrista de la Cruz Roja.

Allí pudo ver que poco quedaba de su casa. “La mitad de la casa tirada, las fotos tiradas. todo desparecido, la sala desaparecida, la tele desparecida, todas las herramientas fueron a aparecer como a unas 20 cuadras”.

El tornado cubrió un área de más de media milla de ancho y seis de largo. Tuvo una velocidad de 200 millas por horas lo que lo coloca en la categoría EF-5, la más elevada. Esa velocidad le permitió levantar edificios desde sus cimientos y separar ladrillos pegados con cemento.

Hasta el momento se han identificado 120 muertos.

Según Ricardo Alday, vocero de la embajada de México en Washington, hay por lo menos cuatro personas de origen mexicano fallecidas, incluyendo un padre y su hija. Ellos murieron “justo fuera del perímetro de Joplin, era una niña”, dijo.

Al siguiente día cientos de personas del Noroeste de Arkansas trabajaban para ayudar a las víctimas.

Iglesias colectaban víveres y lo mismo hacían las estaciones de radio y empresas privadas. Estudiantes universitarios dejaban a un lado los libros y se ponían guantes de cuero para ir a limpiar escombros.

Radio La Zeta colectó tantas donaciones que para transportarlas el domingo 29 de mayo necesitó un camión de 18 ruedas prestado por Jalisco Mexican Products.

Las donaciones fueron de víveres, agua y ropa, así como 24 máquinas para medir el nivel de azúcar en la sangre de los diabéticos que fueron entregadas al hospital local, dijo el gerente de la estación Eddie Vega.

El domingo 5 de junio habrá un evento en el Metroplex de Rogers para recaudar fondos, víveres, y ropa. Los fondos seran entregados directamente a representattes de la Cruz Roja y la ropa se subirá a un camión que partirá a Joplin, dijo el propietario del Metroplex Fredy Romero. El evento será de 10 a.m. a 4 ó 5 p.m., dijo.

Asimismo en el condado de Washington habrá un centro de recuperación para las víctimas de las lluvias administrado por la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias del 6 al 9 de junio en Operations & Maintenance Bldg. 2615 Brink Drive de Fayetteville de 8 a.m. a 6:30 p.m.

 

Una muerte no anunciada

José O. Álvarez, colombiano, era músico, maestro universitario de español y literatura en una universidad en Joplin. También era poeta, compositor y hombre enamorado de la vida. Había llevado a sus alumnos a excursiones a Centroamérica y, a sus 55 años, era miembro del grupo musical colombiano Vallecumbé cuyos integrantes lo recuerdan como un hombre alegre, creativo e improvisador.

“Improvisaba en plena canción de manera muy cómica”, recuerda Doris Gómez, integrante del grupo. “Su amor por la música era tan grande que él no tenía posesiones materiales”.

“En una época que no tenía carro él se traía a su amigos”, recuerda Gómez.

Álvarez se había casado en marzo y en mayo había ido al matrimonio de su hijo en República Dominicana.

Gómez recuerda el interés que Álvarez tenía por el poder curativo de la respiración adecuada y por la alimentación sana.

“Le gustaba la cocina sana y cuidar su cuerpo”, dijo. “Queda su recuerdo, su música, su voz en la memoria”.

 



Acerca del autor

nwadmin

nwadmin

Noticias relacionadas

Weather Icon

Manténgase al día con las últimas noticias de nuestras aplicaciones móviles.


Consíguelo en el App Store

Disponible en Google Play

Actualización de las noticias