Mujeres del Noroeste de Arkansas salieron a la calle a defender sus derechos

Karen Pérez/La Prensa Libre

Karen Pérez/La Prensa Libre. 

Karen Pérez/La Prensa Libre

SPRINGDALE — “Igualdad y respeto”, exigencias que se dejaron ver entre las pancartas y aviso de mujeres y hombres de Arkansas que se hicieron sentir en el día internacional de la mujer.

A pesar del avance de la tecnología, la ciencia y la llamada libertad del pensamiento nos encontramos con una dura y triste realidad, de acuerdo a una investigación exhaustiva por un grupo de profesionales de la comunicación se encontró que al menos unas cuarenta y cinco millones de personas viven en condición de esclavitud este reporte data de 2016.

En su mayoría este número es representado por mujeres que pueden estar sirviendo en cualquier parte del mundo como empleadas domésticas sin recibir ningún tipo de pago, también sometidas a matrimonios forzados, prostituídas, vendidas al mejor postor y hasta marcadas física y mentalmente por el simple hecho de existir.

Las amenazas son el plato fuerte de las víctimas de la esclavitud actual.

El testimonio de una mujer de nacionalidad colombiana es desgarrador. Sobrevivió al ataque de ácidos en su rostro, la causa, salir a la calle y caminar sola mientras un desalmado le indicaba que por ser “bonita” necesitaba un castigo.

Colombia se registra como uno de los países latinos con más violencia de género, a esto se le une Guatemala, Honduras y Argentina.

Actualmente organizaciones y gobiernos de algunos países buscan alternativas y propuestas que bajen los índices indiscriminados de la llamada esclavitud moderna, sin embargo queda mucho por hacer, por ello el llamado que hacen dichas organizaciones y sociedad civil es crear conciencia, rechazar cada acto de violencia e irrespeto hacia las mujeres comenzando en sus propios hogares.

“Es increíble que en este siglo 21 aún existan esos signos de violencia, en donde desde los puestos de trabajo hasta los puntos de vista tienen su carácter de violencia hacia las mujeres”, expresó Silvia Tornay una de las mujeres presentes en el “A day without women”, evento que tomó lugar las afueras de la corte del condado de Washington en Fayetteville.

Con esto, el grupo de personas reunidas en Fayetteville se mantienen con la esperanza que el rol de la mujer tenga la misma mirada ante la vista del mundo.

Karen Pérez/La Prensa Libre/ “Es increíble que en este siglo 21 aún existan esos signos de violencia, en donde desde los puestos de trabajo hasta los puntos de vista tienen su carácter de violencia hacia las mujeres”, expresó Silvia Tornay una de las mujeres presentes en el “A day without women”, evento que tomó lugar las afueras de la corte del condado de Washington en Fayetteville.

Karen Pérez/La Prensa Libre/ “Es increíble que en este siglo 21 aún existan esos signos de violencia, en donde desde los puestos de trabajo hasta los puntos de vista tienen su carácter de violencia hacia las mujeres”, expresó Silvia Tornay una de las mujeres presentes en el “A day without women”, evento que tomó lugar las afueras de la corte del condado de Washington en Fayetteville.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *