La Prensa Libre

¡Adiós! Arkansas: Comienza el #Mexit de un exeditor

agosto 11
13:00 2016
Fotos de José López Bribiesca/La Prensa Libre Mis 23 años en Arkansas me dieron tiempo de explorar su totalidad. Solo me faltaba subir a la montaña más alta del estado, Mt. Magazine, la cual exploré por fin el 7 de julio tras arreglar trámites en el Consulado Mexicano de Little Rock.

Fotos de José López Bribiesca/La Prensa Libre
Mis 23 años en Arkansas me dieron tiempo de explorar su totalidad. Solo me faltaba subir a la montaña más alta del estado, Mt. Magazine, la cual exploré por fin el 7 de julio tras arreglar trámites en el Consulado Mexicano de Little Rock.

José López Editor, La Prensa Libre

José López
Editor saliente de La Prensa Libre

Adiós, Arkansas.

No soy yo, eres tú, actuando como una buena madre que después de tenerme en tu casa por dos décadas, cambiaste las chapas de tus puertas, reiterándome que es hora de buscar mi propio hogar.

Cuando arribé un gélido 4 de noviembre de 1993 a Fayetteville, no me ocultaste que eras muy pobre y que no tenías mucho; pero a pesar de nuestra pobreza, fuiste muy generosa conmigo.

PullquoteMe enseñaste tu idioma inglés arkansano y tu cultura Ozark Razorback, me educaste de sexto grado hasta la universidad, me diste una familia y verdaderos amigos.

La Torre Eiffel de Paris, Arkansas, fotografiada el jueves 7 de julio.

La Torre Eiffel de Paris, Arkansas, fotografiada el jueves 7 de julio.

Luego de sufrir durante la Gran Recesión, sólo tú me acogiste y me diste una firme oportunidad para salir adelante cuando no lo logré ni en Washington ni en Orlando.

Desde 2009, me diste una maestría, me revalidaste mis vocaciones de profesor y productor de cine documental, y me guardaste este trabajo en La Prensa Libre para levantarme de nuevo.

Exploré cada una de tus esquinas, escalé tus montes más altos, hasta visité tu propia Torre Eiffel — viví todo lo que se pudo contigo.

Además, traté de devolverte a ti y a tu comunidad como Dios me dio a entender.

Pensé que quizás no era necesario salirme de ti para poder alcanzar el éxito profesional.

Empero, en estos últimos dos años, me has reiterado que ya no tienes más qué darme, ni yo a ti.

Me has puesto barreras, me has quitado a muchos de mis amigos, me imposibilitas crecer en mi trabajo, en el cual pudiera pasar otra década ganando lo mismo, haciendo lo mismo, sin ninguna posibilidad de ascenso laboral.

A mis 33 años, aún sigue vivo mi llamado de explorar y vivir por todo el mundo, pero mi naturaleza se frustra mientras envejezco y me siento cada día menos en casa contigo.

El pueblo de Fayetteville que era mi hogar se desvanece, sus árboles se tumban para erguir apartamentos estudiantiles, las calles se cierran por largos tiempos indefinidos para expandirlas.

Esos bloqueos son la señal perfecta de lo que tú, Arkansas, eres para mí — Detour — Desviación.

La más larga y hermosa desviación posible en mi vida.

 

VIENE EL #MEXIT

Arkansas me enseñó a disfrutar de su música, y el cantautor local Willi Carlisle Goehring, centro, es un gran exponente de ella.

Arkansas me enseñó a disfrutar de su música, y el cantautor local Willi Carlisle Goehring, centro, es un gran exponente de ella.

Me voy principalmente porque no se materializó la promesa de la residencia estadounidense, por más veces que lo intenté.

Sin dicho papel, no puedo ascender profesionalmente en este país, y créanme que busqué y fui entrevistado para varias oportunidades en EEUU en estos meses, mas no se concretó nada.

Tras años de oración y analizar mi situación, Dios me instruye que regrese a mi tierra natal, México, donde hay un sinfín de compañías transnacionales de renombre que ocupan de mis habilidades. A partir de allí, espero trabajar por todo el mundo.

Existen mensajes para mí en las señales bloqueando la Calle Maple y Avenida Arkansas de Fayetteville: “Camino cerrado. Solo tráfico local”. “Camino cerrado”. “Desviación”.

Existen mensajes para mí en las señales bloqueando la Calle Maple y Avenida Arkansas de Fayetteville: “Camino cerrado. Solo tráfico local”. “Camino cerrado”. “Desviación”.

Con la moda del #Brexit — Gran Bretaña saliendo de la Unión Europea — podemos decir que este es mi #Mexit.

Sé que hay retos al vivir en México, pero también hay muchas bendiciones; más que nada, estaría cerca de mi familia y el estilo de vida es diferente al de aquí, algo que ya me viene muy bien.

Además, si hay miles de inmigrantes de Sudamérica, Europa y mismo EEUU que viven cómodamente en México, ¿por qué un mexicano no puede hacer lo mismo?

Varios seres queridos me han sugerido — hasta exigido — que no me vaya a vivir a mi país; empero, es muy fácil para ellos decirlo con tarjetas de residencia o ciudadanía de EEUU en su haber, mientras que yo he tenido que husmear nueve visas y permisos de trabajo por 23 años.

Además, ninguno de ellos puede darme la residencia, y si lo pudieron, no lo hicieron a tiempo.

Ni tampoco me han dado una solución para quedarme aquí y poder trascender profesionalmente.

Por lo menos en México puedo pedir trabajo con libertad.

Aquí tuve que hincarme ante el gobierno de EEUU y desembolsar miles y miles de dólares para que me permitieran trabajar y/o estudiar, adjuntando un sinfín de restricciones y reglas sobre mi persona, y ganando muy poco durante ese tiempo.

Así que me voy, pero muy satisfecho con todo lo que Arkansas le dio a mi corazón, a mi alma, a mi mente, todo resumido perfectamente en mis dos títulos universitarios de aquí.

Y sé que les he dejado un excelente periódico latino. No se preocupen, queda en buenas manos con el nuevo editor Jensser Morales.

 

AGRADECIMIENTOS

“Fin de la desviación”.

“Fin de la desviación”.

Antes de irme, agradezco a todo el personal del NWA Democrat-Gazette, sobre todo a mi jefe Rusty Turner por haber apostado por mí en agosto de 2012 al contratarme, además de haber sido un verdadero mentor por una década.

Gracias en especial a mi diseñadora Teresa Hufford, a mis reporteras María Teresa Molano y Breybinda Álvarez, a mis colegas Alma y Héctor Cueva, a mi exsupervisor Kent Marts y a mis exreporteras Viviana Millán y Erin Anderson.

Gracias a mi familia, sobre todo a mi hermano Carlos López B. y su esposa Trish López por haberme echado la mano tantas veces durante y después de la Gran Recesión. Dios los sigue bendiciendo por su generosidad.

Y finalmente, gracias a toda la comunidad del área por estos cuatro años.

Fue un privilegio servirlos al cubrir sus eventos por todo el Noroeste de Arkansas, sacándome de mi burbuja en Fayetteville para conocerlos a fondo.

Ya, sin más de más — ¡Adiós! Arkansas.

Y como dijo el rockero argentino Gustavo Cerati — Gracias…¡totales!



Noticias relacionadas

Condiciones Actuales

46° F
Despejado
Despejado

Manténgase al día con las últimas noticias de nuestras aplicaciones móviles.


Consíguelo en el App Store

Disponible en Google Play

Actualización de las noticias

COMENTARIOS RECIENTES

Un joven digno de admirar, yo lo conozco muy bn....

Ana

Me alegra saber lo lejos que has podido llegar, se que mi gran amigo Alex...

Qué Dios continúe ampliando tus horizontes..El cielo es el límite.. Persigue tus sueños Brandon....

Fantástico el primer latino y puertorriqueño un orgullo para nuestra Isla....

gracias por Karen P�rez, saludos...

Ridículo 5 años por dañar una vida con vicios y una familia además de afectar...

Alejandro Fonseca Nosotros celebramos el dia de Accion de Gracias en familia y este...

Si así fuera la ley en Costa Rica, cientos de empresarios y políticos estarían...