La Prensa Libre

Latinas responden al llamado del servicio militar

diciembre 05
13:00 2013

Erin Anderson

eanderson@nwaonline.com

En 2011, más de 200,000 mujeres estaban en servicio activo militar, de acuerdo con un reporte de CNN. De las mujeres alistadas, 12% son latinas, según estadísticas del Ministerio de Defensa.

Para honrar el servicio valiente de este creciente grupo minoritario, La Prensa Libre ha entrevistado a tres mujeres latinas sobre sus experiencias con el servicio militar y su servicio continuo en la comunidad del Noroeste de Arkansas.

Erika Gamboa

Directora del Centro de Recursos e Información para los Veteranos en la UA

Fotos de cortesía Erika Gamboa, izquierda, y Olivia García Ávila, derecha, son dos latinas que han ofrecido su servicio a las fuerzas armadas de EEUU.

Fotos de cortesía
Erika Gamboa, izquierda, y Olivia García Ávila, derecha, son dos latinas que han ofrecido su servicio a las fuerzas armadas de EEUU.

Desde los 12 años, Erika Gamboa sabía que quería servir en el ejército. Gamboa, nacida en El Paso, Texas, y criada desde recién nacida en Ciudad Juárez, México, fue la primera persona en su familia en entrar a la Reserva del Ejército de EEUU.

“Mi padre apoyó mi decisión de alistarme en el ejército, pero mi madre lloró,” reveló Gamboa.

Gamboa se alistó en las Reservas Listas (Ready Reserves) en 1991. Este programa era atractivo para Gamboa porque era madre soltera, y con la reserva, podía pasar tiempo con su hija.

“En las reservas, sólo se sirve si es necesario”, explicó Gamboa.

Cómo mujer, se entrenó con el resto de las hembras alistadas. Pero durante su entrenamiento en su especialidad, Gamboa era una de las cuatro mujeres de 108 personas en total. Además, en el entrenamiento básico, ella era la única mexicana.

Después de su entrenamiento, se mudó a su unidad en Albuquerque, Nuevo México, la cual tenía muchos latinos.

Gamboa fue baja honorable en 1999, y comenzó a asistir a la Universidad de New Mexico a media jornada mientras cuidaba a su hija. Se graduó de la UNM en 2004, y se mudó a Arkansas para obtener su licenciatura en educación superior.

Después de graduarse de la UA en 2006, Gamboa aceptó una posición con Veterans Upward Bound, un programa patrocinado por la UA para preparar a los veteranos para asistir a la universidad.

“Nunca imaginé que iba a trabajar con los veteranos”, dijo Gamboa. “Pero como una veterana, yo puedo entender a mis compañeros”.

Ella fue promovida a coordinadora académica, para lo que fue responsable por supervisar dos sitios, uno en Fayetteville y el otro en Little Rock, de 2006 a 2009.

En 2009, la UA la pidió a Gamboa crear un centro para ayudar a los veteranos en la UA, y así nació el Centro de Recursos e Información para los Veteranos. El centro sirve para dar información y asistencia a los veteranos en la UA y a los estudiantes que estén interesados en alistarse.

Uno de los principales objetivos del centro es asegurar que los veteranos sepan qué beneficios están disponibles para ellos.

“Yo no estaba consciente de mis beneficios”, explicó Gamboa. “Por eso, quiero ayudar a otras personas a recibirlos”.

Gamboa está muy orgullosa de su servicio y enfatiza que no es necesario tener experiencia militar para ayudar a un veterano.

“No tienes que ser un veterano para ayudar a los veteranos, y no tienes que ser latina para ayudar a los latinos”, dijo Gamboa. “Uno sólo necesita la compasión y la conciencia para ayudar a otra persona”.

 

Olivia García Ávila

Miembro de las Reservas Militares y estudiante en la UA

A1-Military-OliviaAunque Olivia García Ávila es una estudiante en la UA, se está preparando para más que pruebas y exámenes — está entrenando para sus ejercicios militares mensuales.

“Tengo que mantener mis estándares físicos”, explicó García.

García se alistó en las Reservas Militares en 2011, y se matriculó en la UA en 2012 para estudiar negocios internacionales.

Nació en Guadalajara, México, donde creció con su familia. Su hermana se mudó a EEUU y la siguió en 2005 para aceptar un trabajo con Rockline Industries en Springdale.

Aunque ha estudiado en la Universidad de Guadalajara, García decidió regresar a la escuela después de trabajar para Rockline por seis años.

“Quería mejorar mis opciones y recibir un trabajo mejor”, apuntó García. Decidió que era importante alistarse porque los beneficios del servicio militar son bastantes para los estudiantes, dijo.

“Al servir, recibiré asistencia con la matrícula y soy elegible para algunas becas”, explicó. “Además, estoy haciendo algo bueno”.

Ella es la primera y única persona en su familia en servir en las fuerzas armadas.

“Ser mujer latina en el servicio militar es ser doble minoría”, enfatizó García. “La mayoría de miembros en el servicio son hombres, y hay más personas blancas no hispanas”.

A pesar de estar en la minoría, García no recibe tratamiento diferente, y está orgullosa de lo que ha logrado, señaló, añadiendo que es una especialista trabajando en ser promovida a sargento.

 

Janelle Bollman

Directora de Veterans Upward Bound

José López Bribiesca/NWA Media Janelle Bollman y su familia continúan sirviendo a la comunidad de veteranos en el área de Fort Smith.

José López Bribiesca/NWA Media
Janelle Bollman y su familia continúan sirviendo a la comunidad de veteranos en el área de Fort Smith.

Janelle Bollman tiene una extensiva historia familiar en el servicio militar — su abuelo sirvió en la Segunda Guerra Mundial y su tío sirvió en la Infantería de Marina. Bollman quería continuar esta historia de servicio.

“Quería ser independiente”, explicó Bollman, tejana de ascendencia española. “El servicio militar me dio una oportunidad de hacer eso”.

Bollman se alistó a los 18 años, y, aunque sus familiares estaban escépticos por su decisión inicialmente, la apoyaron al fin. De hecho, su familia la acompañó al depósito militar en San Antonio, Texas, el sitio dónde Bollman decidió alistarse en la Marina.

En el momento de su alistamiento, un nuevo campo conocido como Compañero de Maquinista (Machinist Mate) había estado disponible para las mujeres. Aunque Bollman no tenía experiencia ni en el mantenimiento ni en la ingeniería, fue asignada a esta posición.

“Estaba motivada y me gustó un reto”, recalcó Bollman. Sirvió por cuatro años y durante este tiempo conoció a su esposo. En enero de 2014, ellos celebrarán 25 años juntos.

Hace siete años, Bollman y su familia — tienen dos hijos — se trasladaron a Fort Chaffee, que se encuentra junto a Fort Smith. Cuando llegó al fuerte, Bollman comenzó el voluntariado con el Campamento Esperanza para los Héroes (Camp Hope for Heroes), una organización sin fines de lucro que apoya a los veteranos sin hogar.

A través de su trabajo con Camp Hope, Bollman se enteró de que muchos veteranos quieren continuar con su educación. Mientras estaba buscando recursos para ellos, Bollman descubrió a Veterans Upward Bound, la organización que suministra servicios gratis a los veteranos que tengan un interés en matricularse en la universidad.

Pero lo que le interesa a Bollman es el período de transición entre el servicio militar activo a la vida civil.

“Los recursos disponibles a los veteranos son increíbles”, explicó Bollman. “Pero el problema es que los que han servido no están listos para los recursos — todavía están en la modalidad de combate”.

Para ayudar con este proceso de transición, Bollman y su esposo han creado planes para construir un centro que incluirá 92 camas para los veteranos y sus familias que están en el fase de transición. Ellos ya tienen el espacio para el centro, y ahora están buscando financiación.



Noticias relacionadas

Condiciones Actuales

70° F
Despejado
Despejado

Manténgase al día con las últimas noticias de nuestras aplicaciones móviles.


Consíguelo en el App Store

Disponible en Google Play

Actualización de las noticias

COMENTARIOS RECIENTES

Un joven digno de admirar, yo lo conozco muy bn....

Ana

Me alegra saber lo lejos que has podido llegar, se que mi gran amigo Alex...

Qué Dios continúe ampliando tus horizontes..El cielo es el límite.. Persigue tus sueños Brandon....

Fantástico el primer latino y puertorriqueño un orgullo para nuestra Isla....

gracias por Karen P�rez, saludos...

Ridículo 5 años por dañar una vida con vicios y una familia además de afectar...

Alejandro Fonseca Nosotros celebramos el dia de Accion de Gracias en familia y este...

Si así fuera la ley en Costa Rica, cientos de empresarios y políticos estarían...