La Prensa Libre

Niños envían comida, esperanza a Oklahoma

mayo 30
13:00 2013

Amye Buckley | ABUCKLEY@NWAONLINE.COM

Marc F. Henning/NWA Media Sarah Cassady, maestra de quinto grado, centro, da direcciones a sus alumnas Natalie Martínez, 11, Angelita Fuentes, 11, y Melanie García, 12, el miércoles, 22 de mayo, sobre la colocación de notas escritas a mano en bolsitas de comida para las víctimas del tornado de Moore, Oklahoma, en su aula de la Escuela Primaria Bonnie Grimes en Rogers.

Marc F. Henning/NWA Media
Sarah Cassady, maestra de quinto grado, centro, da direcciones a sus alumnas Natalie Martínez, 11, Angelita Fuentes, 11, y Melanie García, 12, el miércoles, 22 de mayo, sobre la colocación de notas escritas a mano en bolsitas de comida para las víctimas del tornado de Moore, Oklahoma, en su aula de la Escuela Primaria Bonnie Grimes en Rogers.

ROGERS — Sarah Cassady estaba en los escombros del tornado de Joplin, Missouri, hace dos años esta semana. Estaba abriendo una bolsita del almuerzo que voluntarios de la Cruz Roja le habían dejado.

Cassady, maestra de quinto grado en la Escuela Primaria Bonnie Grimes, había tomado un par de días de descanso para ayudar a los amigos a inspeccionar los escombros de su casa. Su sándwich de mantequilla de maní fue hecha por niños escolares.

Cuando sacó una nota de la bolsa de papel, Cassady se sorprendió al averiguar que fue firmada por niños de tercer grado de la Primaria Grimes en Rogers.

“Oh, Dios mío”, Cassady recuerda expresar. “Estos son mis niños, esta es mi escuela”.

Los padres de Cassady perdieron su casa durante el tornado de 2001 en Carl Junction, Missouri, al norte de Joplin. Cuando la tormenta del 22 de mayo de 2011 se trasladó a Joplin, ya conocía el desaliento de buscar a través de pertenencias arruinadas días tras días.

Pero luego, Cassady envió fotos a los demás profesores, ella de pie entre los escombros a pocas cuadras del destruido Hospital St. John’s, deteniendo almuerzos en bolsa y las notas animadoras contra un cielo gris.

El miércoles 22, cuatro aulas de quinto grado en la escuela pretendieron enviar el mismo tipo de esperanza: prepararon sándwiches y escribieron notas para el pueblo de Moore, Oklahoma. Algunos de ellos recuerdan haber preparado las bolsitas como alumnos de tercer grado.

Melanie García, de quinto grado, dijo que se sorprendió cuando se enteró que una de las maestras de su escuela recibió un almuerzo preparado por sus compañeros hace dos años, y se alegraban por volver a hacerlo.

“Estamos muy contentos de llegar a ayudar a la gente”, comentó García.

Los estudiantes decoraron bolsas de papel con corazones, sonrisas, arco iris y escribieron, “Sé fuerte y sonríe” y “Vamos a orar por ti” en ellas.

“Es tan triste que han sido lastimados”, manifestó Luis Silva, alumno de quinto grado. “No es justo”.

Los maestros han comprado pan, mantequilla de maní, mermelada, pasteles y patatas fritas para las bolsas de almuerzo.

Los estudiantes aprenden compasión al ayudar a los demás, dijo Reagan Durán, uno de los padres que se quedaron para ayudar después de dejar botellas de agua.

“Creo que es maravilloso para ellos, enseñándoles, involucrándolos en algo como esto”, puntualizó Durán.



Noticias relacionadas

Condiciones Actuales

31° F
Despejado
Despejado

Manténgase al día con las últimas noticias de nuestras aplicaciones móviles.


Consíguelo en el App Store

Disponible en Google Play

Actualización de las noticias

COMENTARIOS RECIENTES

Un joven digno de admirar, yo lo conozco muy bn....

Ana

Me alegra saber lo lejos que has podido llegar, se que mi gran amigo Alex...

Qué Dios continúe ampliando tus horizontes..El cielo es el límite.. Persigue tus sueños Brandon....

Fantástico el primer latino y puertorriqueño un orgullo para nuestra Isla....

gracias por Karen P�rez, saludos...

Ridículo 5 años por dañar una vida con vicios y una familia además de afectar...

Alejandro Fonseca Nosotros celebramos el dia de Accion de Gracias en familia y este...

Si así fuera la ley en Costa Rica, cientos de empresarios y políticos estarían...