Jóvenes dan cara por inmigrantes

imageJosé López Bribiesca

JLOPEZ@NWAONLINE.COM

 

Cuando el congresista republicano Steve Womack visitó Rogers High School el 31 de enero para hablar con sus constituyentes, Jairo Reyes aprovechó para expresar sus consternaciones como joven estudiante de la Universidad de Arkansas.

Reyes, de 20 años, habló de manera contundente con el mandatario, expresándose como alguien educado que ha vivido toda su vida en Rogers. Pero como miles de jóvenes eruditos en EEUU, Reyes comparte un problema común — no tiene estatus legal.

Womack le contestó directamente a Reyes.

“La gente va a llamarme y a escribirme cartas, como lo hacen hoy, expresando sus fuertes opiniones sobre la reforma migratoria”, indicó Womack. “Estoy aquí para decirte que no estoy muy seguro que estemos listos para el debate sobre la reforma migratoria porque no estoy convencido que la frontera esté segura. Y si no aseguran la frontera, este problema seguirá ocurriendo, y ¿cuándo terminará?”

Dos semanas después, Reyes expresó su frustración tras su charla con el legislador.

“Él nomás se quiere enfocar en la frontera”, Reyes comentó. “En mi opinión nunca quiere hacer nada positivo”.

En vez de desinflarse ante un gobierno apático a su causa, Reyes estuvo activo ayudando a coordinar el foro titulado “La reforma migratoria: El impacto sobre los inmigrantes de Arkansas”, el domingo 17 en el Civic Center de Springdale.

Reyes es parte de una generación de jóvenes latinos, quienes sin importar su corta edad, ya están dando la cara por los inmigrantes con y sin documentos.

Irvin Camacho, de 20 años, también se indigna ante la aparente apatía del gobierno a las causas inmigrantes.

Pero a diferencia de la mayoría de sus compañeros, Camacho no solamente es residente de Springdale — es ciudadano de EEUU, y sabe que por eso debe estar en la lucha pro-inmigrante.

“He visto cómo mis amigos sufren, y yo nací con la oportunidad de tener todo, de tener papeles,” enumeró. “Yo quiero que ellos tengan la misma oportunidad que tengo yo, y creo que lo vamos a lograr paso a paso”.

Denominados “agentes del cambio”, ambos jóvenes son parte de la Coalición Comunitaria Arkansas Unidos (AUCC), entre otras organizaciones que buscan incrementar los derechos civiles de millones de inmigrantes.

Camacho cita la Acción Diferida, la cual otorgó permisos de trabajo a jóvenes indocumentados por promulgación del Presidente Barack Obama, como el mayor triunfo hasta hoy de su causa.

“Nosotros fuimos parte de eso, nosotros estamos marchando, estamos haciendo foros, agarramos atención de la comunidad y yo creo que eso ayudó mucho para que pasara la Acción Diferida el año pasado”, destacó.

Ahora la lucha continúa, pues para Camacho y Reyes el siguiente paso es cambiar la ley para que estudiantes indocumentados paguen colegiatura como residentes.

Mireya Reith, directora ejecutiva de AUCC, también busca esto. El mes pasado lanzaron la Campaña iDREAM los funcionarios de AUCC y otras organizaciones estatales que comparten la meta.

“Es algo que salió de un convenio a nivel estatal en enero pasado en Little Rock, donde el consenso fue que esto sigue siendo una prioridad y necesidad para los estudiantes de Arkansas”, Reith recalcó.

Añadió que cobrar colegiatura internacional — la cual es el triple de la de residente — daña a los estudiantes documentados de Arkansas.

“La realidad es que nuestros alumnos latinos indocumentados están mezclados en las mismas clases que los demás, y si hay algunos que no están haciendo todo lo posible para superarse en la escuela, entonces otros tampoco se van a sentir tan animados”, setenció.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>