James Sandoval: Un voluntario sin igual

Amye Buckley 

ABUCKLEY@NWAONLINE.COM

 

Fotos de Amye Buckley/NWA Media
James Sandoval limpia mesas apresuradamente entre periodos de almuerzo en la escuela Elmwood Middle School el jueves, 10 de enero. Sandoval, voluntario en la escuela, hace todo lo que se le pide, según administradores escolares.

ROGERS — Lleva una etiqueta con su nombre y lleva una radio que le dio la escuela, pero James Sandoval no es un maestro o un conserje. No le pagan por caminar por los pasillos todo el día para ver si los chicos andan merodeando en los baños. Nadie lo obliga a aparecer cada mañana para asegurarse que los niños no traigan teléfonos celulares de contrabando o que no corran en el pasillo.

Es nomás lo que hace, y lo considera un privilegio.

James se mantiene atento a los estudiantes durante el almuerzo del jueves 10 de enero en la escuela. Sandoval ofreció su trabajo voluntario al Distrito Escolar de Rogers desde 2006. “Es como nuestro guardaespaldas”, dijo un estudiante sobre James.

“Me gusta estar aquí. Eso me mantiene ocupado “, dijo James, de Elmwood Middle School, donde camina por los pasillos con tenue engreimiento de estrella de rock.

James, de 25 años de edad, ha sido voluntario en las escuelas de Rogers desde que se graduó de Rogers High School en 2006.

Lleva a su madre a trabajar a las 5:30 a.m. Ayuda a hacer palomitas de maíz en la Escuela Primaria Tillery los viernes. Lleva a amigos sin coche de un lugar a otro, a veces acumulando $200 en gasolina, dijo que su padre Reynaldo Sandoval.

Ayudar a los demás mantiene a su hijo alejado de los problemas, insiste Reynaldo.

“Es muy importante mantenerse ocupado, con algo positivo”, subrayó.

Sus padres esperan que el trabajo voluntario de Sandoval algún día conduzca a un trabajo completo.

Recibe pagos por incapacidad, pero nadie, incluyendo James, podría detallar cualquier diagnóstico físico o de desarrollo fuera de la diabetes y una enfermedad de la tiroides. Asistió a clases de educación especial, a partir de la escuela media.

La familia Sandoval se mudó al Noroeste de Arkansas desde el área de Los Ángeles cuando James tenía 7 años. Todo el mundo hablaba español en su antiguo barrio, así que aprendió inglés en Arkansas. Asistió a clases de educación especial en la Escuela Intermedia Elmwood.

Gayle Pullease, ayudante de un profesor de educación especial en Elmwood, recuerda a James como un estudiante trabajador y amable.

“Estoy orgulloso de que haya vuelto a Elmwood y esté ayudando”, dijo Pullease.

Bruce Norwood, director asistente, dijo que además de ser útil, Sandoval alegra el día de cualquiera.

“Si no estás teniendo un buen día, habla con James, y sales teniendo un buen día durante al menos un minuto”, dijo Norwood.

MIL USOS

James es un rostro familiar donde hay fútbol. Ayuda a dirigir el equipo Metapán, nombre de la ciudad natal de su padre en El Salvador. James llama a los jugadores y llena la lista durante el comienzo de la temporada. Nunca se olvida de alguien que ha visto jugar, Reynaldo explicó.

James comenzó como un voluntario de Oakdale Middle School tras graduarse y sentirse un poco deprimido. Los funcionarios escolares empezaron a pedir a James que tradujera a los padres que llamen con inquietudes; pronto, padres llamaron y pedían a él. Ayudó a conducir estudiantes en sillas de ruedas y a leer a clases de educación especial, como las que asistía.

Ningún desafío mental o físico lo detiene, recalcó James Goodwin, director jubilado de Oakdale.

“Está determinado que todo el mundo tendrá un trato justo en todo”, Goodwin indicó.

Después de que Goodwin se jubiló, James se trasladó a Elmwood, escuela donde asistió.

Los estudiantes lo llaman “el perro guardián”, pero paraa los empleados, James es su voluntariado.

James mantiene una línea ordenada en el almuerzo, no empujar, no hay corte, dijo Tyler Thornhill, alumno de séptimo grado.

“Es como nuestro guardaespaldas”, apuntó.

Oswaldo Anguiano, un estudiante de sexto grado en Oakdale, conoció a James en el campo de fútbol mientras que los equipos de sus padres jugado.

“Es un tipo muy bueno”, dijo Oswaldo.

Cuando no está de voluntario en la escuela, Sandoval está en los campos de fútbol, dijo César Aguilar, director asistente de programas en el Centro de Actividades de Rogers. Aguilar conduce programas de fútbol en el centro y se encontró con James y su padre a través del fútbol a mediados de los años 90.

“Es una persona pura y buena,” dijo Aguilar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>