Nochebuena con buena voluntad

José López Bribiesca

jlopez@nwaonline.com

 

José López Bribiesca/NWA Media
Magdalena Arroyo, izquierda, y Jeanette Arnhart revisan sus deberes voluntarios del “Milagro de la Calle 14” de la iglesia First Christian Church de Bentonville, el lunes, 24 de diciembre.

BENTONVILLE — Jeanette Arnhart sabe que su previa labor como maestra bilingüe en Rogers Heritage High School no ha terminado, aún ahora como estudiante de doctorado en la Universidad de Arkansas.

En esta temporada navideña, dio otra lección a sus ex alumnos: tener compasión para los demás.

Arnhart y decenas de sus aprendices fueron voluntarios en el “Milagro de la Calle 14” de la iglesia

Más de 2,000 personas llegaron a dar y recibir calor navideño en la iglesia.

First Christian Church de Bentonville. Allí registraron a centenas de familias necesitadas para darles juguetes, comidas, abrigo, y bastante calor navideño cuando no lo hubieran recibido el 24 de diciembre.

Sus labores incluyeron guiar a la gente, asegurar que cada familia recibiera los bienes, y traducir a la gente latina que aún no sabe hablar inglés.

Fotos de José López Bribiesca/NWA Media
Amy Interiano, voluntaria, guía a dos personas que llegaron a recibir el “Milagro de la Calle 14” de la iglesia First Christian Church de Bentonville en Nochebuena.

“Si tú tienes y yo tengo, pues qué bien, pero debemos dar a los demás, y siempre es lo que trato de enseñar”, explicó Arnhart.

En 2011, participaron tanto Arnhart como su esposo, pues su hija mayor trabaja en la iglesia y les pidió ayuda.

“El año pasado trabajamos y vimos tantos milagros, y hay tanta necesidad”, comentó.

Este año, la familia Arnhart llegó para hacer su labor voluntaria desde las 5:45 a.m. del lunes 24, viendo a 100 familias esperando desde la mañana. Pero Arnhart recalcó que la gente ya había llegado desde las 8 p.m. del domingo 23, durmiendo afuera para recibir este milagro navideño.

A las 10 a.m., ya habían más de 1,500 personas allí. Algunas familias llegaron con hasta ocho hijos, Arnhart indicó.

Para ella, esta labor nace del corazón por razones personales.

“Verdaderamente cuando yo era niña, necesitábamos y no había”, relató. “Y por eso si puedo, yo voy a trabajar en esto”.

Amy Interiano fue alumnas de Arnhart desde el octavo grado, y ahora estudia en NWACC. Todavía se mantienen en contacto, y esta oportunidad de ser voluntaria la tomó inmediatamente gracias a su maestra.

“Ella me dice, ‘Hazme un favor’, y yo brinco y digo que sí para todo”, Interiano puntualizó. “El día de Navidad, eso es lo que me recuerda: ayudar a la gente y hacer lo que puedes”.

Magdalena Arroyo, otra ex alumna de Arnhart y ahora estudiante de la Universidad de Arkansas, dijo que vio gran valor en esta oportunidad “para ayudar a las familias necesitadas”.

Arnhart “mandó un texto a todo el mundo que conocía, y yo rápido me apunté”, Arroyo explicó. “Me gusta mucho esto de darles juguetes y abrigos, además de darles de comer a las familias”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>