Activistas: Deportación inhumana, ineconómica

[youtube]http://youtu.be/Aho1AZLeV60[/youtube]

José López Bribiesca

JLOPEZ@NWAONLINE.COM

 

José López Bribiesca/NWA Media
Carlos Martínez, de Springdale, narra su pesadilla de haber sido detenido bajo condiciones inhumanas por agentes de inmigración. Esto fue durante una vigilia y manifestación pro inmigrante el viernes, 21 de diciembre en Springdale.

SPRINGDALE — Carlos Martínez, de 20 años, se graduó de Springdale High School y tiene casi toda su vida en esta área, ilusionado con inscribirse algún día al Cuerpo de Marines de EEUU.

Pero hace un año, un policía lo detuvo por conducir 5 millas por hora más que el límite de velocidad. Al ir a corte, lo metieron a cárcel por 10 días, donde los policías le negaron sus derechos.

“Casi tuve que rogarle a uno de los oficiales para que me diera una llamada, la llamada que todos merecen”, subrayó. “Cuando hice mi llamada fue la única vez que le dije a mi hermana que la amo, porque no sabía si iba a regresar”, añadió, con su voz quebrantándose.

Como Martínez había siempre estado involucrado en la comunidad, aprendió los derechos que todos tienen en EEUU, aún cuando están ilegalmente en el país.

“Tuve suerte de salir pronto”, relató. “Fui uno de los que no se callaban porque sabía mis derechos”.

Esta fue una de las historias que fueron relatadas durante una vigilia a favor del inmigrante, la cual se llevó a cabo el viernes, 21 de diciembre en la esquina de las calles Thompson y Emma de Springdale.

Los manifestantes pretendieron pedirle al Presidente Barack Obama mejorar las condiciones crueles en centros de detención como en el que Martínez fue encerrado, además de recordarle que prometió reforma migratoria desde su primer término, y pedirle al gobierno no separar a las familias por deportación.

También destacó el tema que se ha visto demasiado a menudo en casos como el de Martínez: deportaciones a raíz de violaciones de tráfico u otras violaciones menores.

Mireya Reith, directora ejecutiva de la Coalición Comunitaria Arkansas Unidos, recalcó que deportaciones de personas como Martínez no tienen sentido económicamente.

“Los congresistas que nosotros tenemos en Washington, D.C., están en una batalla acerca de la economía, y todo esto tiene que ver con los impuestos”, indicó. “Lo que ellos no han reconocido es que cuesta $30,000 para detener y deportar a una persona.

“Eso resulta en que el americano, en promedio, tiene que pagar $1,000 más al año en impuestos nada más para poder detener y deportar a personas por eso de razones de violaciones de tráfico”, subrayó.

Reith también destacó que la cantidad de deportaciones bajo el mando de Obama han sido demasiado altas, un número que a ella se le hace injusto.

“Han sido 1 millón de personas que han sido deportados en los últimos cuatro años y la mayoría de ellos por violaciones de tráfico”, sentenció.

El Rev. Paul Moore, pastor anglicano y psicólogo de Fayetteville, utilizó los evangelios durante la vigilia para reconocer que la cristiandad debe apoyar a los inmigrantes.

“La justicia y los derechos no son algo que se pueden otorgar”, apuntó. “Son intrínsicos cuando se es humano y vienen de una fuente divina, del creador del universo, algo que se le debe a uno por su mera existencia”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>