La Guadalupana

[youtube]http://youtu.be/bNwahaTJlgU[/youtube]

Kayla Paine

KPAINE@NWAONLINE.COM

 

Fotos de Samantha Baker/NWA Media
Leonardo López, del grupo La Danza Azteca, baila durante la peregrinación anual de las iglesias católicas de San José en Fayetteville y de San Rafael en Springdale el domingo, 9 de diciembre, en honor de Nuestra Señora de Guadalupe. Este es el séptimo año de las dos iglesias han organizado el viaje de 8.6 millas que comienza en una iglesia y termina en la otro.

Los pies de la gente se movían de izquierda a derecha al unísono. Las campanas de madera atadas a sus tobillos tintineaban junto con el ritmo que conduce un tambor. Plumas brillantes de pavo real, faisán y otras aves exóticas se movían con la gente bailando, vestidos con vestimenta vistosa de color azul, blanco, verde y rojo. Otras personas vestidas no tan vibrantemente caminaban juntos.

Aplaudieron. Cantaron. Oraron.

Los niños también participaron en la peregrinación.

Los hispanos en el Noroeste de Arkansas se reunieron el domingo para realizar una peregrinación honrando a Nuestra Señora de Guadalupe. Más de 1,000 personas caminaron 8.6 millas desde la iglesia católica de San José en Fayetteville hasta la Iglesia Católica de San Rafael en Springdale.

“La peregrinación es para darle al gran número de hispanos de fe católica en el Noroeste de Arkansas la oportunidad de exhibir su fe a través de su cultura”, comentó el padre John Antony, párroco de San José. “Caminan juntos como uno hoy, tal como lo hacen toda la vida, a través de Jesucristo”.

El 12 de diciembre es un día importante para los católicos mexicanos. Ese día, en 1531, el arzobispo creyó que el hombre campesino Juan Diego vio realmente a la Virgen María.

Juan Diego afirmó haber visto a la Virgen María como una adolescente en el cerro del Tepeyac, y dijo que le había dicho a construir una iglesia en la colina. Cuando Juan Diego le había contado al arzobispo sobre el encuentro, él quería pruebas.

Después de recoger rosas en su capa como la Virgen María le había instruido, Juan Diego regresó al arzobispo. Cuando abrió su capa, una imagen de Nuestra Señora de Guadalupe había aparecido en su capa y se declaró un milagro.

Mandaron a construir una iglesia, y gracias al milagro declarado, muchos de los indígenas se convirtieron al catolicismo.

La gente hace peregrinación desde todos los rincones del mundo a la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en Ciudad de México.

Rodolfo Romano, de Springdale, se crió en México. Él recordaba las celebraciones que tenían lugar cada 12 de diciembre como la gente iba a la basílica en honor de Nuestra Señora de Guadalupe.

Personas de todas las edades se encontraban en la peregrinación. Niños llenaban remolques tirados por camiones con decoraciones de imágenes de Nuestra Señora de Guadalupe. Las familias caminaban juntos, cantando acerca de Jesucristo y la Virgen María.

“Este es nuestro patrimonio”, dijo Yesenia Paredes, 12, de Springdale. “Hace frío y es muy largo el camino, pero lo hacemos para demostrar nuestra fe, nuestro amor a María y nuestro aprecio por su sufrimiento”.

La peregrinación fue planeada por los miembros de las iglesias católicas de Fayetteville, Springdale y Siloam Springs.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>