Notarios demandados se dicen inocentes de fraude migratorio

José López Bribiesca

JLOPEZ@NWAONLINE.COM

Así lucía el rótulo de GYS Investments este verano.

 

SPRINGDALE — Dos negocios latinos mostrando rótulos anunciando información sobre el DREAM Act recibieron demandas del procurador general de Arkansas la semana pasada, argumentando que engañaron a clientes con indebida ayuda migratoria. Pero una de estas empresas se dice inocente ante los cargos.

“Jamás mi compañía ha insinuado o ha tratado de decir que se les va a dar residencia a clientes”, explicó agitadamente Sonia Urrutia, gerente de Sonia’s Tax Service, uno de los negocios demandados. “Nuestro servicio es para traducir, y ayudar a la gente a llenar aplicaciones de cualquier tipo”, destacó. “El único problema es que se puso el rótulo de que podían aplicar aquí”.

Urrutia se refirió a la pancarta con letras grandes diciendo “DREAM Act”, vista plenamente en el Hunstville Road de Springdale desde este verano, cuando el Presidente Barack Obama dio acción diferida a estudiantes ilegalmente en el país y quienes pudieran enfrentar deportación sin esta orden ejecutiva.

Por lo tanto, el DREAM Act es un fallido proyecto de ley que senadores han propuesto por más de 10 años pero jamás ha sido firmado como ley por el Congreso estadounidense, según la demanda. El proyecto de ley daría residencia provisional a jóvenes que entraron en el país ilegalmente cuando eran niños, y que no pudieran continuar con estudios universitarios por su falta de estatus.

“Las personas demandadas en estos casos están ofreciendo ayuda donde ninguna puede existir legalmente”, escribió el procurador general de Arkansas Dustin McDaniel en un comunicado de prensa. “A través de estas acciones engañosas, estas empresas pudieran empeorar los asuntos de los jóvenes buscando conseguir estatus con residencia permanente”.

Pero Urrutia subrayó que su empresa jamás intentó representar a ningún caso bajo esta ley, y que no ha recibido ninguna queja de algún cliente por ser defraudado.

El viernes, 30 de noviembre, cuando habló con La Prensa Libre, Urrutia indicó que aún no había recibido la demanda personalmente, y que se enteró de esto a través de las noticias del jueves pasado por la noche.

No se sabe quién hizo la demanda, pero Urrutia insistió que pudieron haber sido abogados del área.

“Yo fui amenazada”, relató. “En agosto vinieron unas personas, y me amenazaron que si yo no dejaba de llenar papeles de inmigración, que me iban a meter en la cárcel”.

La oficina del procurador recibió llamadas relacionadas a “publicidad engañosa”, pero no hubo ninguna queja de los clientes, señaló Aaron Sadler, portavoz del procurador.

“Hicimos la demanda como resultado de una investigación”, indicó.

La Prensa Libre intentó contactar al otro negocio acusado, GYS Tax Service, tanto por teléfono como en persona, pero no devolvió las llamadas.

En el caso de GYS, el rótulo afuera de su sucursal en Huntsville Road no anunciaba que estuviera cobrando por servicios relacionados con el DREAM Act, más bien ofrecía información gratis. Esto es lo que decía:

“DREAM Act. ¿Qué es y cómo te beneficiará? Estudiante obtén tu permiso de trabajo de 2 años. En GYS Tax Service estaremos ofreciendo asesoramiento gratuito acerca del DREAM Act, no pierdas esta gran oportunidad”.

En el caso de Sonia’s, la pancarta decía: “DREAM Act. Apply here. Aplique aquí”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>