Amores Perros, Parte 2

Vernon Tarver y Henry Apple

NWA Media

 

Stephen B. Thornton/Arkansas Democrat-Gazette
Giovani Negrete (79), Austtin Hubble (69), Austin Allen (8), y todos sus compañeros de Fayetteville, señalan quién es el No. 1 de Arkansas en el fútbol americano: ellos mismos, pues derrocaron por segunda vez consecutiva al poderoso Bentonville en el campeonato estatal de División 7A el sábado, 1 de diciembre en Little Rock.

LITTLE ROCK — El año pasado, Fayetteville ganó el título estatal 7A y dejó a todo Arkansas en  un estado estupefacto.

Pero esta vez, la victoria de los Bulldogs (10-3) no fue de chiripa.

Con una defensa avara y el mejor quarterback a nivel estatal que combinó buenos pases con un buen ritmo de sus corredores, Fayetteville no derrotó a Bentonville por la mínima como lo hicieron en 2011, pero de manera mucho más contundente el sábado 1 de diciembre: 31-20.

Samantha Baker/NWA Media
Jorge González sonríe mientras sus Bulldogs de Fayetteville mantienen a los Tigres de Bentonville en segundo lugar por segundo año consecutivo como subcampeones de Arkansas.

Esta victoria le da a los Bulldogs el bicampeonato 7A, ambas victorias consecutivas contra los Tigres, lo cual coloca a Fayetteville – y no a Bentonville – en la cima del fútbol americano estatal.

“No cabe duda quién es el mejor equipo del estado durante los últimos dos años”, comentó Daryl Patton, entrenador en jefe de los Bulldogs. “Nos derrotaron en 2010, pero lo hemos ganado las últimas dos veces y hemos demostrado que somos el mejor programa de fútbol americano en el estado”.

Palabras fuertes, claro, pero Fayetteville ha sido capaz de comprobarlo en la final estatal de los últimos dos años.

“Salimos con un buen plan de juego”, Patton explicó. “Y no puedo estar más orgulloso del bicampeón y actual campeón Bulldog de Fayetteville”.

La Jugada del Partido:

Fayetteville acababa de tomar la ventaja 14-7 — su primer ventaja del certamen — con 6:59 restando en el tercer cuarto. Pero luego, la jugada defensiva más importante de la noche llegó.

El cornerback Jordan Dennis interceptó el pase del quarterback de Tigres, Reese Dollins, de manera perfecta. Mientras el corredor de Bentonville Tearris Wallace persiguió la ruta que Dollins le señalaba, Dennis ya había corrido 42 yardas en dirección opuesta para darle una mayor ventaja de 21-7 a Fayetteville, con 6:42 quedando en el tercer cuarto.

Con ese error costoso, los Tigres (12-1) perdieron la oportunidad de lograr su segunda temporada invicta en tres años.

“Estadísticamente hablando, el equipo que anote un touchdown defensivo tiene como un 78% o algo así de oportunidad para ganar”, señaló Barry Lunney, entrenador en jefe de Bentonville. “El equipo que cometa la menor cantidad de errores gana. Cometimos demasiados errores para sobresalir. Ellos hicieron jugadas, por eso ellos están celebrando y nosotros no”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>