Aviador, maestro de Springdale, regresa de Afganistán

Dave Perozek

DPEROZEK@NWAONLINE.COM

 

Fotos de Michael Woods/NWA Media
Romeo Gil Jr. trabaja con sus estudiantes durante la clase de educación física por la mañana del martes, 20 de noviembre en la Escuela Primaria Parson Hills en Springdale. Gil recientemente regresó de servir en Afganistán con la 188ª Ala de Combate de la Guardia Nacional Aérea de Arkansas.

SPRINGDALE — El aviador senior Romeo Gil Jr. fue despertado temprano una mañana del mes pasado por los bombardeos con granadas de mortero, las cuales llovían sobre la base aérea donde estaba situado en Afganistán.

“Honestamente pensé que iba a morir”, Gil enumeró, añadiendo que fue el momento más espeluznante de su despliegue de tres meses con la 188ª Ala de Combate de la Guardia Nacional Aérea de Arkansas.

Gil y otros se apresuraron a un refugio subterráneo y se quedaron allí hasta recibir la señal de “todo claro”.

Eso fue el 5 de octubre. En un diario que mantuvo durante su estancia afuera, la entrada que Gil hizo ese día dice, “Dios estuvo con nosotros esta mañana”.

Gil regresó la semana pasada a su trabajo como maestro asistente de educación física en la Escuela Primaria Parson Hills de Springdale, un mes después de regresar a Arkansas.

Reitera que el silbido de las granadas de mortero es una resonancia que no puede olvidar.

Reflexionó sobre su estancia en la Base Aérea de Bagram, una de las más grandes bases militares estadounidenses en Afganistán, y dijo que a pesar de los sustos ocasionales, no lo pensaría dos veces para regresar.

“Estábamos listos para irnos, pero yo regresaría y lo haría de nuevo”, comentó.

Gil, de 37 años, estuvo allí para mantener aviones de combate A-10 Thunderbolt II. Trabajaba jornadas de 12 horas, salvo por los cuatro días que tuvo libres, explicó.

Este es su segundo año trabajando en Parson Hills. Es solo uno de dos hombres empleados en esa escuela. Previamente trabajaba en la Escuela Primaria Westwood por seis años.

La directora de Parson Hills, Debbie Hardwick-Smith, estuvo sorprendida cuando Gil le informó en junio que sería desplegado a Afganistán.

“Le pregunté, ‘¿Tu madre ya sabe?’ Y él dijo que no”, Hardwick-Smith relató.

Gil se mantuvo en contacto con sus estudiantes mientras estuvo fuera. La escuela le envió algunos artículos que pidió, como Cheetos y sopa Ramen.

Durante una ceremonia del Día de Veteranos en la escuela el 9 de noviembre, Gil le presentó a Hardwick-Smith una bandera estadounidense que voló en Afganistán. Los funcionarios de la escuela planean enmarcar la bandera, explicó la directora.

Gil comentó que se siente animado por las maneras en que los estudiantes han reaccionado a su retorno a la escuela.

“Se confunden un poquito, me llaman ‘aquél tipo del ejército’”, indicó. “Algunos me dicen, ‘Quiero ser como usted cuando crezca’. Es algo conmovedor, me hace sentir bien”.

Gil regresó con algunos recuerdos de Afganistán, como una moneda conmemorativa, y dice que pese a la falta de cobertura por los medios, la gente necesita recordar lo que sucede en Afganistán.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>