Creando campeones desde jóvenes

José López Bribiesca

jlopez@nwaonline.com

 

Foto de cortesía
El equipo American Eagles terminó la temporada invicto de la liga masculina Sub-11 del Springdale Youth Center, anotando 105 goles y admitiendo 26. De izquierda a derecha, primera fila: Jonathan Pulido, Joe Alvarenga, Leonardo Landa, Ethan Moore. Segunda fila: Dallas Hernández Astello, Jonathan Barrera, William Vanbrunt, Fernando Alvarado, Jason Barroso, Juan Carlos Martínez, Jesús Castañeada, Christian Herrera. Director técnico Pablo Hernández, y entrenador asistente Humberto Pulido.
No en la Foto: Jesus Castellón y Jacob Gaston.

SPRINGDALE — Al principio de la temporada Otoño 2012, Pablo Hernández motivó a una docena de niños de 11 años con un desafío: meter 100 goles al concluir la liga.

“Todos pensaban que era imposible”, Hernández puntualizó, con una sonrisa en su voz. La sonrisa es porque, por más ridículo que sonara esa tarea, los niños lograron el reto de su estratega.

El equipo American Eagles logró terminar 10 partidos sin conocer la derrota, metiendo 105 goles y permitiendo solo 26 en la liga masculina Sub-11 del Youth Center de Springdale.

Foto de cortesía
El equipo Mighty Eagles terminó su mejor temporada en la ligua femenil Sub-9 del Springdale Youth Center con nueve juegos ganados y uno perdio. De izquierda a derecha, primera fila: Meredith Ross, Macey Banks, Lauren Kate Spell, Lola Bradley, Maricela Patino. Segunda fila: Marilyn Smith, Madison Smith, Kailani Enos, Nichole Lovejoy, Thalía Hernández Astello.
Director técnico Pablo Hernández, asistente técnico Henry Enos.

Pero eso no fue suficiente para Hernández. También tomó las riendas de un equipo femenil Sub-9, donde los resultados fueron también bastante buenos. Las Mighty Eagles ganaron nueve y perdieron un solo partido.

Aunque pareciera que Hernández tiene la habilidad nata en el balompié, en verdad su pasión por el deporte de mayor popularidad en el mundo surgió recientemente.

“Yo nunca lo jugué cuando estaba en la escuela, yo me dedicaba al fútbol americano”, explicó Hernández, quien jugaba en un pueblo pequeño en Texas como linebacker. Cuando sus hijos decidieron jugar fútbol soccer, no tuvo de otra mas que aprender a entrenarlos en este deporte.

La clave del buen entrenamiento la comparte tanto el fútbol soccer como el americano.

“Nomás darles mucho ánimo a los muchachos y ellos son los que se acoplan”, Hernández explicó, agregando que el éxito que logró en solo un año como entrenador es arraigado a animar a todos los jugadores a tirar a gol, sin importar cuál posición jueguen.

“Los padres están bien contentos porque muchos traen puros delanteros a otros equipos”, Hernández indicó. “Yo les doy oportunidad a todos”.

Otra clave es que les enseñó a combinar el balón para jugar como equipo, en vez de correr y correr como lo hacen otros equipos juveniles, añadió.

“Trabajaron muy bien como un equipo y fueron muy buenos deportistas”, comentó Colby Rhoades, director de deportes juveniles del Youth Center de Springdale.

Rhoades añadió que la clave para que los niños tengan un buen equipo es “jugar juntos por bastante tiempo y llegar a conocerse como equipo”.

Ahora que su equipo ya se ha acoplado, Hernández tiene como meta llevarlos a algún torneo grande afuera de Springdale.

Como los equipos del Youth Center  pertenecen a una liga de recreación, no hay trofeos ni se mantienen las estadísticas de manera oficial. Por eso, Hernández por su propia cuenta entregó trofeos a sus jugadores, para que así tengan el recordatorio de haber sido ganadores desde temprana edad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>