La Prensa Libre

3 Sacerdotes se consagran a Dios

agosto 09
13:00 2012

Por Olilvia Youngblood

La Prensa Libre

 

Notea del editor: En Mayo 25, tres hombres de la región se convirtieron en Sacerdotes de la Iglesia Católica. Esta historia sobre Alejandro Puello es la última de una serie que previamente dejaron Mauricio Carasco y Juan Martínez.

 

Alejandro Puello

Alejandro Puello

Un llamado de fé sintió Alejandro Puello cuando se mudó a los Estados Unidos en el mes de Mayo de 2004. Puello no experimentó ninguna conección con la Iglesia Católica en su época de niñez en la República Dominicana, su país de origen. El vivía solo con su madre y su sueño era realizar una carrera de negocios. Él y su madre tenían un negocio de bordado. “Yo iba a la universidad y trabajaba de tiempo completo,” dijo Puello. “La situación económica en República Dominicana se empeoró. Las cosas se pusieron aún peor.”

Su padre, Ricardo Puello, se había mudado a los Estados Unidos con su nueva esposa María. Ellos tienen 5 hijos. Con una vida muy difícil en la República Dominicana, Puello tomó la decisión de venir a vivir con su padre y empezar una carrera en negocios internacionales en la Universidad Estatal de Arkansas en Jonesboro. Uno de los mas grandes retos para Puello fue el hecho de que su nueva familia tenía la costumbre de asistir a Misa cada Domingo y eran Católicos devotos. Ricardo Puello le pedía a su hijo que atendiera la Misa con él, su madrastra y hermanastros.

“Cuando estaba en República Dominicana yo no practicaba la fé, mi madre no solía ir mucho a misa y nunca orábamos. Esto no hizo parte de mi época de crecimiento y desarrollo. Mi padre solía decir, ‘tu no estás muy bien espiritualmente’”, dijo Puello. “Yo sufría y luchaba mucho tratando de darle un sentido a mi vida y trataba de darle respuesta de cualquier manera diferente a la religión….yo enfrentaba la realidad de que mi padre y mi madrastra eran muy felices y experimentaban una sensación de integridad espiritual, lo cual me atormentaba. Aquí estoy yo luchando, y eso me molestaba hasta que un día me pregunté a mi mismo: Que hacen ellos que yo no estoy haciendo?”. Basado en el ejemplo dado por su familia, Puello empezó a orar 30 minutos cada
día.

“Poco a poco las cosas empezaron a cambiar,” él dijo. “Gran parte de mi ansiedad se fue erradicando así como mi inmadurez. Fué la forma de poder contrarrestar una seria de problemas de comportamiento y se mejoraron las relaciones con mi familia.”

Aún con excelentes calificaciones y con la gran oportunidad de terminar una carrera universitaria, Puello continuó en su búsqueda. Empezó a asistir a la Eucaristía de adoración todos los Miércoles. “Esto cambió mucho las cosas porque después sentí la libertad de preguntarle a Dios, ‘cuéntame que debo hacer.’… y así empezé a sentir gozo en la oración. Ésa fue mi primera señal de que mis cosas habían empezado a cambiar. Mientras oraba acerca de su propósito en la vida, una clara imagen apareció en la mente de Puello: celebrando una Misa como Sacerdote católico. Otras imágenes relacionadas con el Catoliscismo comenzaron a aparecer de manera frecuente. El antiguo capellán del Centro Médico San Bernardo en Jonesboro, Padre Quentin Kathol, OSB, le preguntaba repetidamente a Puello: “Has pensado alguna vez acerca de pertenecer al Seminario?”.

Durante los siguientes 21 días él recibió señales adicionales de que él debería percibir el llamado al Sacerdocio. Puello no quería considerar éstos llamados y decidió mantenerse en contra. “Yo decidí que iba a ignorar éstos pensamientos y hacer cualquier otra cosa,” él dijo. “Al mismo tiempo yo estaba luchando. Yo quería ser un buen ser humano y hacer lo que Dios quisiera hacer conmigo. yo quiero vivir mi vida con un propósito… yo no iba a escoger esto por voluntad propia. Yo sabía que tampoco estaba en mí el aceptarlo. Éntre en oración y le pregunté a Dios: si tu quieres que yo haga esto, entonces vas a tener que hacer que a mi me guste
ésto.”

A finales del 2005 y comienzos del 2006, Puello se estaba reuniendo con los directores vocacionales de la Diócesis Msgr. Scott Friend para percibir éste llamado. “Tan pronto como me rendí a todo lo demás, sentí la sensación de paz mas grande que he sentido en mi vida,” agregó Puello, quien finalmente ingresó a la Escuela de Teología St. Meinrad en Indiana en el Otoño del 2006. Inicialmente su madre Yngrid Blonda, quien luego se mudó para la Florida, no estaba de acuerdo en que su hijo estuviera en el Seminario. Hoy en día ella es miembro activo de la Iglesia Católica y apoya completamente su decisión. “Yo sólo siento temor porque Dios no me necesita”, él dijo “me siento muy feliz porque Él me permite servirle a Él y a su pueblo. Él pudo haber llamado fácilmente a otra persona mas elocuente, mas intelectual, mas talentosa. Pero de alguna manera en su única providencia sin precedentes, me ha llamado a ser un Sacerdote.”



Noticias relacionadas

Condiciones Actuales

23° F
Nublado
Nublado

Manténgase al día con las últimas noticias de nuestras aplicaciones móviles.


Consíguelo en el App Store

Disponible en Google Play

Actualización de las noticias

COMENTARIOS RECIENTES

Un joven digno de admirar, yo lo conozco muy bn....

Ana

Me alegra saber lo lejos que has podido llegar, se que mi gran amigo Alex...

Qué Dios continúe ampliando tus horizontes..El cielo es el límite.. Persigue tus sueños Brandon....

Fantástico el primer latino y puertorriqueño un orgullo para nuestra Isla....

gracias por Karen P�rez, saludos...

Ridículo 5 años por dañar una vida con vicios y una familia además de afectar...

Alejandro Fonseca Nosotros celebramos el dia de Accion de Gracias en familia y este...

Si así fuera la ley en Costa Rica, cientos de empresarios y políticos estarían...