La Prensa Libre

‘Lucha Libre’ llega a los barrios pobres de la ciudad de México

julio 12
13:00 2012

Alexandre Meneghini/AP: Luchador Shitara ejecuta un salto sobre “La Máquina Negra” durante uno de los espectáculos del “Caravan Super Tarin” a las afueras de la Ciudad de México el día 20 de Mayo. El “Caravan” trae la lucha libre a los barrios más pobres de la capital, ofreciendo espectáculos gratuitos para aquellos que no tienen los recursos para comprar boletos de entradas de 300 pesos ($22) para asistir a una velada profesional de lucha libre.

CIUDAD DE MEXICO — Sus apariencias quizás infundan miedo, pero cuando los luchadores Payaso Loco, Black Fury and Big Mama  saltan al cuadrilátero lo hacen simplemente es para traer un tipo de diversión enmascarada y es uno de los deportes favoritos de los mexicanos en los barrios menos favorecidos, orfanatos y prisiones.

Al frente de lo que se conocen como jacales ó en sitios apretados dentro de las escaleras de edificios viejos, adultos y niños de

Peleadores de lucha libre Mexicanos Caricia, arriba, y Medic Tercero, llevan a cabo un combate durante una de los eventos en las afueras del DF el día 5 de Mayo.

bajos recursos económicos, quienes difícilmente pueden conseguir entradas de 300 pesos (22 dólares)  para ver peleas de lucha libre profesionales en la Ciudad de México, se aglomeran para apoyar al “Caravan Super Tarin” ,show de lucha libre móvil, el cual ofrece espectáculos gratis los fines de semana.

El “Caravan Super Tarin” es uno de los espectáculos móviles de lucha libre más

El luchador “Super Tarin” rompe una lámpara en la espalda de “Leon Dorado”, durante un espectáculo en uno de los barrios marginales de la capital mexicana el día 13 de Mayo.

grande de la Ciudad de Mexico que lleva su show a los barrios de las clases obreras de la capital, y es además uno de los pocos que lo hacen gratis. Aunque éste fenómeno masivo de espectáculos callejeros quizás carezca de luchadores estrellas como los que aparecen en los canales de televisión, tienen la ventaja de traer el show de lucha libre de regreso a sus raíces a los barrios populares de México, donde

El luchador “Leon Dorado” finge dolor cuando por su cara corre sangre artificial durante la presentación del espectáculo de lucha libre del Caravan Super Tarin.

aún la gente todavía venera a “El Santo” y donde la lucha libre es el deporte más popular del país después del Fútbol.

En éstas peleas de barrio, los niños saltan a los cuadriláteros y algunas mujeres se unen y hacen parte de las peleas golpeando a los luchadores con palos de escoba. Algunos espectadores de las casas aledañas, incluso les pasan a los luchadores

Espia Nazi, llegando a un barrio humilde a las afueras de la capital.

objetos comunes y corrientes como lámparas, sillas, mesas y otros elementos similares y les dicen: “golpea a tus contrincantes con esto!”.

El impacto de la lucha libre en México es muy grande, y lo es tanto que a veces incorporan elementos de la mitología Maya e incluso se convierten en temas recurrentes de novelas, películas y otros aspectos de

En esta foto, tomada el día Mayo 13 del 2012, el luchador Guerrero Místico espera su turno para empezar un combate en uno de los barrios de las afueras del Distrito Federal.

la cultura local. Algunas veces hasta hacen parte de campañas políticas en la lucha por combatir la pobreza y otras causas de interés social. “SuperBarrio Gómez” quien solía usar pantaloneta roja y máscara amarilla y roja, se volvió famoso como luchador social, después del terremoto de México en 1985, liderando campañas de lucha social en contra de la corrupción, el clientelismo y la injusticia.

El “Caravan Super Tarin” establece su infraestructura de cuadriláteros y luchadores en calles despavimentadas, plazas o mercados públicos de barrios pobres y de condiciones ínfimas a lo largo de la ciudad. Estan dispuestos a llevar a cabo su show en cualquier lugar donde éste sea necesitado, incluyendo barrios alrededor de los basureros.

Estos luchadores carecen de los camerinos de los grandes espectáculos y tienen que cambiarse y ponerse sus atuendos en espacios muy reducidos, sentados en las calles o a veces en las casas de los barrios a los que visitan. Un espectáculo de lucha libre normalmente puede traer hasta 70 luchadores. Estas peleas tiene doble propósito: entretener a los residentes y proveer de oportunidades jóvenes luchadores desconocidos para darse a conocer a promotores de compañías más grandes. “Mi sueño es el de pertenecer a las grandes ligas de luchadores, pero ya llevo 3 años haciendo éste tipo de espectáculos y aún no he recibido la primera llamada”, dijo “Furia Negra”, un joven luchador de 16 años, quien insiste en mantener su identidad secreta tras su máscara.

En un show reciente, los niños espectadores gritaron emocionados cuando la ruidosa y grande luchadora “Big Mama” -quien en realidad es Alejandra Montes de 34 años, vendedora de artículos de cocina del Barrio La Merced- saltó al cuadrilátero vestida de falda blanca y roja de corazones. De la misma forma éstos niños se asustaron al ver al poderoso “Payaso Loco” con su particular e intimidante atuendo. La lucha libre callejera también brinda la oportunidad a luchadores con poco chance de ganar, como lo es el caso de Leonardo Rocha, quien ha luchado toda su vida a pesar de solo poseer un brazo como defecto de nacimiento. En el “Caravan Super Tarin”, Rocha, de 47 años, vestido de negro lucha bajo el nombre de “Desafío”. “Hay momentos en los que hay mucho trabajo, y otros en los que escasea bastante”, dijo Rocha, añadiendo que: “Aunque actualmente con la campaña presidencial hay muchas más oportunidades”, considerando las elecciones presidenciales del Primero de Julio. El líder del “Caravan Super Tarin” es Rafael Rojas Tarin – ó “Super Tarin” quien está al frente de la Asociación de Vendedores callejeros, quienes son los principales patrocinadores de los shows. Ya son 5 años por los que ésta compañía ha viajado la capital Mexicana. Rojas, quien es originalmente un organizador de eventos y no un luchador, poco a poco se fue metiendo en la actividad acabando como “Super Tarin”, uno mas de los luchadores.

Aunque el Caravan provee un modesto sustento económico para sus luchadores, ninguno logra de $500 a $2000 pesos ($40-$160 dólares) que es la tarifa que un luchador local cobraría por una pelea pactada previamente. Algunas veces su pago es un plato de comida por parte de los fanáticos de los barrios que visitan.

Rocha dice que algunas personas creen que la rivalidad entre los luchadores en el cuadrilátero es la misma rivalidad en la vida real, lo cual es totalmente falso. “Para ser un buen rival, primero tienes que ser  muy buen amigo”, concluyó Rocha.



Noticias relacionadas

Condiciones Actuales

36° F
Nublado
Nublado

Manténgase al día con las últimas noticias de nuestras aplicaciones móviles.


Consíguelo en el App Store

Disponible en Google Play

Actualización de las noticias

COMENTARIOS RECIENTES

Un joven digno de admirar, yo lo conozco muy bn....

Ana

Me alegra saber lo lejos que has podido llegar, se que mi gran amigo Alex...

Qué Dios continúe ampliando tus horizontes..El cielo es el límite.. Persigue tus sueños Brandon....

Fantástico el primer latino y puertorriqueño un orgullo para nuestra Isla....

gracias por Karen P�rez, saludos...

Ridículo 5 años por dañar una vida con vicios y una familia además de afectar...

Alejandro Fonseca Nosotros celebramos el dia de Accion de Gracias en familia y este...

Si así fuera la ley en Costa Rica, cientos de empresarios y políticos estarían...