La Prensa Libre

El Papa en México — “Ten esperanza, utiliza la fe en contra del mal”

marzo 29
13:00 2012

Associated Press: El Papa Benedicto XVI desde el papamóvil con un sombrero mexicano al llegar para dar una misa en el Parque Bicentenario cerca de Silao, México, Domingo 25 de Marzo de 2012.

Silao, México — El Papa Benedicto XVI exhortó a los mexicanos a ejercer su fe en contra de la violencia del narcotráfico, la pobreza y otros males, durante la celebración de la misa del domingo ante un mar de fieles silenciosos en una visita que ha alegrado a muchos mexicanos de un pontífice que a menudo veían como austero.

Muchos en la multitud dijeron que estaban satisfechos por el reconocimiento de Benedicto XVI de los problemas de su país y dijeron que se sentían fortalecidos en lo que describieron como una lucha diaria contra la delincuencia, la corrupción y las dificultades económicas.

El Papa entregó el mensaje a un estimado de 350.000 personas con el telón de fondo del monumento Cristo Rey, uno de los símbolos más importantes del cristianismo mexicano. La estatua recuerda a la sublevación Romano católica en 1920 contra las leyes anticlericales que prohibían los servicios públicos de culto, como la que Benedicto XVI celebró.

“Rezamos por él para que nos ayude, que no haya más violencia en el país”, dijo Lorena Díaz, de 50 años, dueña de una fábrica de jeans en las cercanías de León. “Pedimos a Dios que nos da la paz.”

Con su primera visita a México, el pontífice parecía enterrar las dudas de que era un Papa distante, frío que no podía compararse con el carisma y la conexión personal que su predecesor, Juan Pablo II, forjada a lo largo de sus cinco visitas a México. Muchos mexicanos dijeron que estaban sorprendidos por la profundidad de su sentimiento por Benedicto XVI.

El domingo, sorprendió al público poniéndose un sombrero mexicano de ala ancha.

“Algunos jóvenes rechazaban al Papa, diciendo que tenía cara de enojo. Pero ahora lo ven como un abuelo”, dijo Cristian Roberto Cerda Reynoso, de 17 años, seminarista de León. “Veo a la juventud llena de emoción y entusiasmo.”

Les encantó de nuevo más tarde el domingo, cuando fue una serenata de una banda de mariachis y se presentó con otro sombrero a la entrada de la escuela donde se hospedaba.

“He hecho muchos viajes, pero nunca he sido acogido con tanto entusiasmo”, dijo Benedicto XVI a la multitud. “Ahora puedo entender por qué el Papa Juan Pablo II solía decir: ‘Me siento como si yo fuera un Papa mexicano”.

Esther Villegas, una vendedora de cosméticos de 36 años de edad, dijo que la imagen de Benedicto XVI en México ha cambiado en gran medida por la visita.

“Vimos una gran cantidad de felicidad en su rostro. Estamos acostumbrados a verle con un aspecto más duro, pero esta vez se veía más feliz, sonriente”, dijo Villegas. “Mucha gente no le importaba lo suficiente como antes, pero ahora nos ha conquistado.”

Antes de la ceremonia del domingo, el vasto campo se llenó con el ruido, la gente se tomaba fotos con teléfonos celulares y pasaba alrededor de la comida. Pero a medida que la misa comenzó, todo quedó en silencio, algunos cayendo de rodillas en la tierra y mirando al altar o pantallas gigantes de video.

En su homilía, Benedicto XVI alentó a los mexicanos a purificar el corazón para hacer frente a los sufrimientos, dificultades y males de la vida cotidiana. Ha sido un tema común en su primera visita a México como Papa: El sábado instó a los jóvenes a ser mensajeros de la paz en un país que ha sido testigo de la muerte de más de 47.000 personas en una guerra contra las drogas que se ha intensificado durante una ofensiva del gobierno contra los cárteles.

“En este momento, cuando tantas familias están separados o forzados a emigrar, en el que muchos están sufriendo debido a la pobreza, la corrupción, la violencia doméstica, el tráfico de drogas, la crisis de valores y el aumento de la delincuencia, nos buscamos a María en busca de consuelo, fuerza y esperanza “, dijo Benedicto en una oración al final de la Misa.

La referencia a María es particularmente importante para los mexicanos, que veneran a la Virgen de Guadalupe como su santa patróna, e instó a todos los de América Latina y el Caribe a buscar su ayuda. “Ella es la madre del verdadero Dios, que nos invita a quedarse con la fe y la caridad bajo su manto, a fin de superar de esta manera todo el mal y para establecer una sociedad más justa y fraterna.”

La referencia de Benedicto XVI en la inmigración resonó en Guanajuato, que es uno de los tres estados mexicanos que envía a trabajadores hacia el norte.

“La gente se va por el bien de sus familias”, dijo José Porfirio García Martínez, de 56 años, un campesino indígena que llegó a la misa con otras 35 personas, de Puebla, otra área que tiene muchos migrantes en los Estados Unidos. “Para nosotros es difícil, no poder vernos por 10 años, la comunicación por teléfono e Internet “.

El arzobispo de León, el monseñor José Martín Rábago, dijo a Benedicto XVI al inicio de la Misa que los mexicanos necesitan un mensaje de esperanza, ya que han estado viviendo en “el miedo, la impotencia y el dolor” en los asesinatos masivos, secuestros, extorsión y otros actos de violencia derivados de comercio de las drogas en México.

“Sabemos que esta dramática realidad tiene sus orígenes perversos alimentados por la pobreza, la falta de oportunidades, la corrupción, la impunidad, la mala administración de la justicia y el cambio cultural que conduce a la creencia de que esta vida es sólo vale la pena vivir si se permite a acumular posesiones y el poder rápidamente a pesar de sus consecuencias y los costos “, dijo Rábago.

Benedicto XVI quiso venir a Guanajuato porque era una de las partes de México que Juan Pablo II nunca había visitado durante su estancia en México como Papa. Además, Benedicto XVI quería ver y bendecir la estatua del Cristo Rey.

Con sus brazos extendidos, el monumento de bronce de 72 pies (22 metros) “expresa una identidad del pueblo mexicano, que contiene toda una historia en relación con el testimonio de la fe y los que lucharon por la libertad religiosa en el tiempo” , dijo monseñor Víctor René Rodríguez, secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano.

El estado de Guanajuato fue la sede de algunas de las batallas clave de la guerra cristera, llamada así porque sus protagonistas dijeron que estaban luchando por Cristo Rey. Los historiadores dicen que cerca de 90.000 personas murieron antes de que se restableció la paz. La región sigue siendo la más católica conservadora en México.

Mientras que el Papa tuvo una respuesta entusiasta de los fieles, su viaje no ha estado exento de críticas, en particular, sobre el tratamiento de la iglesia de los niños y el abuso sexual.

Las víctimas de Marcial Maciel, el fundador de los Legionarios de Cristo, influyentes y conservadores del orden religioso, publicó un libro que contiene documentos de los archivos del Vaticano que muestran que los funcionarios de la Santa Sede sabían desde hace décadas que Maciel era un adicto a las drogas y que abusó sexualmente de sus seminaristas.

Una de las víctimas más prominentes de Maciel, Juan José Vaca, hizo una carta abierta al Papa denunciando el hecho de que no se había reunido con los sobrevivientes de las víctimas de abuso por parte de clérigos de Maciel o de otro tipo, como lo ha hecho en anteriores viajes al extranjero.

“Hoy en día, usted está honrando la memoria heroica de los hombres que dieron sus vidas en defensa de su fe y la libertad religiosa, los cristeros”, escribió Vaca, teniendo en cuenta su propio padre había sido un combatiente cristero. “Mientras tanto, para nosotros, las víctimas y sobrevivientes de las atrocidades de otros, ni una palabra.”

El Papa de 84 años de edad, no ha hecho ninguna referencia explícita a los abusos en este viaje. Sin embargo, el portavoz del Vaticano, reverendo Federico Lombardi, dijo que las palabras del Papa sobre la necesidad de proteger a los niños de la violencia que se refiere también a la necesidad de protegerlos de la violencia sexual sacerdotal.

Algunas víctimas de Maciel han dicho que no querían una reunión de todos modos debido a que el Papa había sido jefe de la oficina del Vaticano y quien recibió su denuncia contra Maciel en 1998. Tomó al Vaticano ocho años antes de condenar a Maciel a una vida de penitencia y oración por sus crímenes.

El Papa se reunió brevemente en la noche del sábado con ocho familiares de las víctimas de delitos violentos.

 



Etiquetas
Share

Noticias relacionadas

Condiciones Actuales

75° F
Despejado
Despejado

Manténgase al día con las últimas noticias de nuestras aplicaciones móviles.


Consíguelo en el App Store

Disponible en Google Play

Actualización de las noticias

COMENTARIOS RECIENTES

Un joven digno de admirar, yo lo conozco muy bn....

Ana

Me alegra saber lo lejos que has podido llegar, se que mi gran amigo Alex...

Qué Dios continúe ampliando tus horizontes..El cielo es el límite.. Persigue tus sueños Brandon....

Fantástico el primer latino y puertorriqueño un orgullo para nuestra Isla....

gracias por Karen P�rez, saludos...

Ridículo 5 años por dañar una vida con vicios y una familia además de afectar...

Alejandro Fonseca Nosotros celebramos el dia de Accion de Gracias en familia y este...

Si así fuera la ley en Costa Rica, cientos de empresarios y políticos estarían...