La Prensa Libre

Chica Jueves

julio 14
13:00 2011

20 años

Ella habla español. También mandarín, inglés, francés, y taiwanés.

Angie Chang, mujer de acero y seda, es de Cochabamba, Bolivia. Hace casi medio siglo su abuelo llegó de Taiwán a abrir una de las primeras fábricas de medias en esa ciudad situada en un valle de los Andes.

La tía de Angie llegó al Noroeste de Arkansas hace casi 30 años a abrir el restaurante J.D. Chang, y eso la convierte en una de las pioneras de la inmigración latina en la región.

Sí, la historia de su familia es de lucha.

Cuando Angie tenía 4 años de edad su madre la puso a estudiar inglés en un instituto. A los 6 años de edad le regaló un piano y ella tomaba lecciones cada tarde, llegando a dar conciertos en Cochabamba.

Asimismo, “cuando otros niños salían a jugar, mi madre nos ponía a escribir poemas en chino”, recuerda.

Estaba en octavo grado cuando comenzó a estudiar francés y a los 14 años se había memorizado la tabla periódica de los elementos químicos.

También practicaba fútbol -es defensa- y jugaba volleyball.

“No teníamos tiempo para ir al cine”, recuerda.

Angie siempre tuvo una vocación: “desde niña quiero ser enfermera, o doctora, o veterinaria”, dijo.

Su padre se opuso porque le pareció algo muy difícil para una mujer. Así, a los 17 años de edad, Angie tuvo que vender su piano para comprar el pasaje que la trajo a estudiar a la Universidad de Arkansas en Fayetteville. Optó por entrar en la competitiva escuela de enfermería, porque las enfermeras son las que están más cerca de los pacientes, “son ellas las que están allí para ayudarlos”, dijo.

Aquí se ganó becas y tiene dos empleos en la universidad que le permiten ser estudiante de tiempo completo. Se graduará en mayo del próximo año y ya tiene trabajo asegurado en el hospital Washington Regional, que también le ha dado una beca.

Asimismo, hace prácticas en el hospital que la obligan a presentarse a las 6 a.m.

“Arkansas me ha dado mucho”, dijo agregando que se siente obligada a devolver esa generosidad.

Quiere especializarse en anestesiología, oncología infantil que trata los tumores en los niños, o enfermería forense que atiende a las víctimas de violencia física y sexual. Son tres ramas complejas de la medicina.

“Me gusta escoger lo difícil”, aseguró.

Ella ha tenido una vida intensa. “A veces siento que soy mayor de los 20 años”, dijo.



Noticias relacionadas

Condiciones Actuales

89° F
Parcialmente nublado
Parcialmente nublado

Manténgase al día con las últimas noticias de nuestras aplicaciones móviles.


Consíguelo en el App Store

Disponible en Google Play

Actualización de las noticias

COMENTARIOS RECIENTES

Un joven digno de admirar, yo lo conozco muy bn....

Ana

Me alegra saber lo lejos que has podido llegar, se que mi gran amigo Alex...

Qué Dios continúe ampliando tus horizontes..El cielo es el límite.. Persigue tus sueños Brandon....

Fantástico el primer latino y puertorriqueño un orgullo para nuestra Isla....

gracias por Karen P�rez, saludos...

Ridículo 5 años por dañar una vida con vicios y una familia además de afectar...

Alejandro Fonseca Nosotros celebramos el dia de Accion de Gracias en familia y este...

Si así fuera la ley en Costa Rica, cientos de empresarios y políticos estarían...