La Prensa Libre

¡Qué pasó, raza! La inusual vocación de Andrés Ibarra

¡Qué pasó, raza! La inusual vocación de Andrés Ibarra
January 27
01:00 2011

Francisco Ayala Silva/ La Prensa Libre - Andrés Ibarra Hernández, de Zacateas, con la máscara del ídolo norteño, El Piporro. La máscara del estante representa al actor y político Arnold Schwarzenegger, quien también es inmigrante.

Desde hace 10 años Andrés Ibarra Hernández quiere imitar a Eulalio González Ramírez, el finado cantante, actor, comediante, guionista y director de cine mexicano conocido como el Piporro.
Quiere imitarlo en clubes y espectáculos, pero Ibarra es algo más que imitador: él es poeta.

“Un día decidimos
Mi compadre y yo
Cruzar la Frontera
Para Nueva York.”

“Luego de que cruzamos
A los yunairis steits
Lo que se trataba
Era de correr”.

Ese es uno de sus poemas irreverentes, “Los Compadritos”. Ibarra ha tenido sus fracasos, y por eso su vida necesita humor.
Nacido en Zacatecas, Ibarra se fue a vivir a Ciudad Juarez, Chihuahua, luego de completada la secundaria.
En Ciudad Juárez se casó y tuvo un hijo que desgraciadamente falleció, dijo. “Regresé fracasado a mi pueblo”, dijo. Entonces inició relaciones con su esposa actual, María Ibarra.
En Zacatecas unos amigos lo invitaron a  danzar “las danzas tradicionales de la Santa Cruz, de San Isidro, San Antonio”, dijo. Les respondió que no sabía bailar. “¿Por qué no te metes de ‘viejillo’?”, le dijeron.
Así comenzó a bailar, dijo, con un disfraz, una máscara de diablo, de calavera, o como payaso. “Había hecho gimnasia, había hecho boxeo y kung fu, echaba maromas para atrás”, dijo,
Era a principio de los años ochenta e Ibarra tenía 24 años. En 1996 emigró “del rancho a Arkansas”, dijo.

“Corra compadrito
no se pare usted.
Nunca compadrito
Voy atrás de usted”.

Pasó sacrificios para llegar a Estados Unidos, dijo. Aquí comenzó a trabajar como trabajan los inmigrantes pero tuvo tiempo para unirse a un grupo musical al cual quiso agregar un espectáculo cómico.
Los hermanos de su esposa María crearon un grupo local en el cual Ibarra hacía un espectáculo con máscaras, dijo, hasta que se les quemó el camión con todo y el equipo antes de llegar al túnel de la carretera 540 en la ruta a Fort Smith, dijo.
“Nunca se me quitó al idea de estar en la música,”, dijo, agregando que fracasó como DJ y “compré máscaras para hacer show de payaso infantil pero de payaso no pegué”.
Actualmente está en el coro de la iglesia San Vicente de Paul en Rogers, dijo, y trata de seguir imitando al Piporro, cantando con su propia voz pero acompañado por pista.
“Me gusta llegarle a la gente de sombrero”, dijo Ibarra, quien actualmente tiene 43 años de edad y trabaja en una panadería.
“El mejor trabajo que he tenido desde que llegué a Estados Unidos”, dijo.

“Estando trabajando
dólares ganamos
ahora en Arkansas
felices los gastamos”.

¡Ajúa!



About Author

nwadmin

nwadmin

Related Articles

Condiciones Actuales

0° C

Manténgase al día con las últimas noticias de nuestras aplicaciones móviles.


Consíguelo en el App Store

Disponible en Google Play

Actualización de las noticias