La Prensa Libre

Cabalgando hacia la sanación Terapia con caballos ayuda a jóvenes especiales

Cabalgando hacia la sanación Terapia con caballos ayuda a jóvenes especiales
noviembre 18
01:00 2010

Jocelyne Pruna/ La Prensa Libre - Pablo Franco, de 12 años, centro, recibe equinoterapia de la instructora Paulina Cañez en el establo de Horses for Healing del Noroeste de Arkansas en Bentonville. Pablo es autista y recibe la terapia cada miércoles.

Un caballo puede cambiar la vida de un niño con discapacidades físicas, mentales, y emocionales.
La organización Horses for Healing (Caballos para la Sanación) del Noroeste de Arkansas ofrece un programa terapéutico que incrementa las habilidades, el desarrollo, la fortaleza muscular, y el autoestima de los niños utilizando caballos.
Pablo Franco, de 12 años, es autista. Su madre Ernestina Martínez dijo que el caballo ha cambiado la vida de los dos.
“En corto tiempo él ha dado un paso muy grande”, dijo.
Pablo asiste a terapias todos los miércoles con Paulina Cañez, instructora de equitación para niños con discapacidades. Ella nació en Texas y se crió en Guadalajara.
Este método también se conoce como equinoterapia que es cualquier terapia que utiliza caballos, dijo Cañez, quien ha trabajado con Pablo por dos años.
“A la hora que te subes al caballo, digamos que es un normalizador, todo el mundo es igual arriba del caballo”, dijo.
“El caballo no te juzga si vienes en una silla de ruedas, si llegas con muletas, si llegas con una caminadora, si hablas con señas, al caballo no le importa”, dijo.
Los caballos crean un ambiente divertido para la terapia física u ocupacional, dijo Cañez.
“Cuando van a una clínica para la terapia es muy aburrido, es repetitivo y a veces es hasta doloroso”, dijo.
“En el momento que tú traes a un niño a un lugar como este, estamos afuera, al aire libre, siempre va a haber algo bonito que ver”, dijo.
Muchos de los ejercicios que se realizan en el caballo son los que harías en la terapia física pero el niño no se da cuenta porque está en el caballo, dijo Cañez.
“Por medio del caballo trabajamos en motricidad fina, motricidad gruesa, concentración, ejercicio de relajación, de estiramientos, dependiendo de cada niño”, dijo.
Todos los caballos han sido seleccionados y entrenados para ser un caballo terapeuta.
Cañez dijo que, como Pablo es un muchacho grande, utilizan un caballo más grande.
“Su caballo tiene un movimiento muy suave, cuando camina es un movimiento muy rítmico… a veces le pedimos que trote y al trotar Pablo se despierta, se pone más alerta, y pone más atención”, dijo Cañez.
Su caballo se llama Star (Estrella) y es uno de los caballos más nuevos del programa.
“Todos los caballos que tenemos aquí no hacen el mismo trabajo”, dijo.
Cañez dijo que tienen caballos que caminan muy lento y suave, otros que caminan mucho más rápido, que tienen mucho más movimiento.
“Todo eso afecta de manera diferente a los jinetes, aquí todos son jinetes”, dijo.
“No es nada más el caballo, no es nada más la terapia física, sino es una actividad en la que podemos incorporar diferente tipos de aprendizaje y de metas que los niños puedan lograr”, dijo.
Ella dio el ejemplo de cómo los niños aprenden los días de la semana.
“Adentro de la pista mientras están en el caballo les ponemos letreros con los días de la semana que tienen que acomodar en orden”, dijo.
Para recibir la equinoterapia se debe tener la aprobación de un pediatra ya que hay algunas discapacidades que tienen riesgos o incluso contraindicaciones.
“Hay ciertas discapacidades que definitivamente no se les recomienda y se le puede hacer mucho más daño a la persona con un caballo”, dijo.
Todos los instructores son certificados por la NARHA que es una organización que regula los estándares de calidad y de seguridad que tienen con los niños, los caballos, y el tipo de entrenamiento que los caballos deben de tener.
En la escuela de Pablo la maestra notó la diferencia, dijo su madre.
“Ella me mandó a llamar y me dijo ‘el niño ha avanzado mucho en muy poco tiempo, ¿qué están haciendo?’”, dijo.
“Ya se interesa más en hacer sus tareas, en aprender a leer, porque él sabe leer”, dijo.
“A él le encanta montar el caballo”, dijo Martínez.

¿Dónde hablar?
La instructora Paulina Cañez recomienda que los padres con hijos en las escuelas del condado de Benton pregunten en a los maestros cómo pueden su hijos con discapacidades participar en Horses for Healing. Las escuelas pueden pagar por algunas terapias para los niños que lo necesiten, incluyendo la equinoterapia. Para más información hablar al (479) 795-0570 ó visitar http://www.horsesforhealingnwa.com/



Noticias relacionadas

Condiciones Actuales

68° F
Muy nublado
Muy nublado

Manténgase al día con las últimas noticias de nuestras aplicaciones móviles.


Consíguelo en el App Store

Disponible en Google Play

Actualización de las noticias

COMENTARIOS RECIENTES

Un joven digno de admirar, yo lo conozco muy bn....

Ana

Me alegra saber lo lejos que has podido llegar, se que mi gran amigo Alex...

Qué Dios continúe ampliando tus horizontes..El cielo es el límite.. Persigue tus sueños Brandon....

Fantástico el primer latino y puertorriqueño un orgullo para nuestra Isla....

gracias por Karen P�rez, saludos...

Ridículo 5 años por dañar una vida con vicios y una familia además de afectar...

Alejandro Fonseca Nosotros celebramos el dia de Accion de Gracias en familia y este...

Si así fuera la ley en Costa Rica, cientos de empresarios y políticos estarían...