La Prensa Libre

30 años después: Hermanos se reencuentran

30 años después:  Hermanos se reencuentran
octubre 21
01:00 2010

Francisco Ayala Silva/ La Prensa Libre - Alaina Guillén y Robert Siebels, izquierda, hermanos adoptados en El Salvador al principio de la guerra civil, y Rosa Guadalupe Flores Valdéz, la hermana que conocieron casi 30 años después. Un reportaje en La Prensa Libre hizo posible el encuentro.

Fue el domingo 10 de octubre cuando los hermanos Robert Siebels y Alaina Guillén fueron al aeropuerto de Fayetteville a encontrarse con su pasado: una hermana a la que no habían visto en tres décadas, parte de una extensa familia de la cual no sabían nada desde que abandonaron El Salvador para no volver.
Todo comenzó con un reportaje en La Prensa Libre.
El jueves 22 de julio La Prensa Libre publicó la historia de los hermanos Siebels y Guillén, quienes habían sido adoptados en El Salvador en 1980. Ellos querían saber de la familia que habían dejado en la nación centroamericana entonces desgarrada por la guerra civil.
La historia fue reproducida semanas después en el periódico salvadoreño El Diario de Hoy. El sábado 28 de agosto llegó a La Prensa Libre un mensaje desde El Salvador: un hombre llamado Fernando Meléndez decía haber ubicado a dos hermanas de Guillén y Siebels. El 30 de agosto, Meléndez envió copia de los documentos de identidad de dos mujeres cuyos padres tenían el nombre de los padres biológicos de los hermanos adoptados. Otras dos personas escribieron desde El Salvador ofreciéndose a participar en la búsqueda.
El 2 de septiembre llegó un mensaje: “hola tio y tia”.
El remitente decía “Jhony Alberto Martínez Flores”. Ese mismo día llegó un mensaje de “Rosa Flores”: “GRACIAS A DIOS”.
Era Rosa Guadalupe Flores Valdez, una de las mujeres localizada por Fernando Menéndez y  tía de Jhony Martínez. Era una de los 15 hermanos y hermanas de Robert y Alaina. El mensaje llegó de Stanton, California.
Ella se en enteró de la búsqueda de los hermanos mientras compraba en una tienda californiana. “Mi hermana me llamó desde El Salvador, llorando, tratando de decirme lo que pasó, diciendo ‘¿sabes qué?’ ‘¿sabes qué’?  y al final me dijo que mis hermanos habían aparecido”,
“En ese momento me puse a llorar”, dijo Flores.
Para comprobar la veracidad, Jhony Martínez envió, entre otros documentos, una foto de Robert Siebels tomada cuando él estaba recién llegado a Estados Unidos. La foto les había sido entregado por la agencia de adopción y la única copia la tenían los padres adoptivos.
Flores Valdez envió un número de teléfono y Alaina llamó desde Arkansas.
En ese momento “yo estaba trabajando pero para mi era esencial … por el número de área, debe ser ella, no podía dejar de contestar la llamada”, recuerda que pensó en ese momento.
En su trabajo en un asilo de ancianos es prohibido contestar el celular pero “no me importó, le dije a un compañero que me cubriera”.
Flores Valdéz contestó y, luego de 30 años, escuchó una voz. “Soy Alaina”.
“Con solo escuchar su voz me puse a llorar”, dijo Flores Valdez, “sentimos en ese momento que fue el reencuentro, no era necesario ve su cara para saber que era mi hermana”.
Los milagros continuaron. Una semana después de esa llamada, el esposo de Alaina le dijo que los compañeros de trabajo de ambos estaban juntando el dinero para traer a Flores Valdez a Arkansas y, en California, “una mujer que no me conoce y que yo no conozco, no sé su nombre, se enteró de la historia y quiso colaborar”, dijo ella.
El encuentro fue en el aeropuerto de Fayetteville el 10 de octubre. Ambos hermanos estaban ansiosos. Cuando Guadalupe Flores apareció, no hubo necesidad de palabras, “inmediatamente supe que era mi hermana”, dijo Robert Siebels.
Los hermanos pasaron una semana hablando de 30 años de recuerdos. Así supieron que su madre tuvo 15 hijos, 11 en El Salvador y cuatro de un nuevo matrimonio en California, donde ella había emigrado alrededor de 1976. Que hay un hermano desaparecido durante la guerra y del que nunca se supo nada. Que uno de los hermanos de California murió ahogado en las playas cercanas a Tijuana, de donde era su padre. El joven murió un año después de la muerte de su madre. El padre de Robert y Alaina sigue vivo en El Salvador.
Fue una semana de dar gracias.



Noticias relacionadas

Condiciones Actuales

78° F
Despejado
Despejado

Manténgase al día con las últimas noticias de nuestras aplicaciones móviles.


Consíguelo en el App Store

Disponible en Google Play

Actualización de las noticias

COMENTARIOS RECIENTES

Un joven digno de admirar, yo lo conozco muy bn....

Ana

Me alegra saber lo lejos que has podido llegar, se que mi gran amigo Alex...

Qué Dios continúe ampliando tus horizontes..El cielo es el límite.. Persigue tus sueños Brandon....

Fantástico el primer latino y puertorriqueño un orgullo para nuestra Isla....

gracias por Karen P�rez, saludos...

Ridículo 5 años por dañar una vida con vicios y una familia además de afectar...

Alejandro Fonseca Nosotros celebramos el dia de Accion de Gracias en familia y este...

Si así fuera la ley en Costa Rica, cientos de empresarios y políticos estarían...