La Prensa Libre

Iniciar un negocio no tiene por que ser imposible

Iniciar un negocio no  tiene por que ser imposible
julio 30
12:19 2010

Jocelyne Pruna/ La Prensa Libre Martha Arroyo, estilista y propietaria del Salón de Belleza Kasitas en Rogers, corta el cabello de una de sus clientas. Ella abrió su empresa hace un año.

El local en Rogers está impregnado con el aroma de cosméticos para el cabello. Allí trabajan dos mujeres que hace más de un año soñaban con comenzar su propio negocio.
Martha Arroyo y Matilde García se conocieron trabajando en una sala de belleza.
García dijo, “teníamos un poquito de ahorro las dos, yo casi tenía todo el mobiliario, y créame que ya cuando abrimos sacamos de donde quiera”. Arroyo agregó que también acudieron a sus familias.

El ocho de agosto cumplirán un año de su apertura.
Abrir un negocio, el sueño de muchos, puede hacerse realidad pidiendo apoyo a organizaciones especializadas. Eso evitará multas y pagos excesivos al identificar los problemas durante las primeras etapas antes de brindar servicios al público.
Durante las etapas iniciales, Arroyo y García recibieron ayuda de la Cámara de Comercio del Área de Rogers-Lowell por medio de su coordinadora de diversidad, Vilma Domínguez. Los servicios de la cámara son gratuitos.

Domínguez, inmigrante nicaragüense, admira a los extranjeros que tratan de crear sus propias compañías en Estados Unidos.

“Tenemos hispanos en el Noroeste de Arkansas que no tienen educación escolar de su país y los admiro profundamente porque vienen a otro mundo y abren negocios. Eso es increíble”, dijo.

Arroyo dijo, “cuando Vilma nos dio el montón de papeles creímos que todo iba ser muy difícil”, se puso a reír y después García contestó, “ni los vimos”.
Domínguez dijo que el local era horrible y ambas le hicieron las modificaciones necesarias para abrir el salón de belleza Kasitas en Rogers siguiendo los códigos y reglas de la ciudad.

Domínguez dijo que el propietario debe cumplir con la ley local, del condado, estatal y federal, y aunque cada ciudad es distinta, todos los negocios deben solicitar una licencia y llenar el formulario ST-1 para los impuestos de venta y el permiso para cobrarlos.
“Si no cobran los impuestos al público van a tener que sacar el dinero de sus bolsillos y recibirán multas”, dijo Domínguez. Por eso es “mejor entrenarlos desde el principio sobre los impuestos porque ese dinero no es de ellos, es del Tío Sam”, dijo.

Domínguez dijo que cada negocio es diferente y por eso no ofrece paquetes uniformes y no se basa en un plan de negocios. Además todo está en inglés, agregó.

“Sé que algunos profesionales lo usan pero [crear] un plan de negocio requiere mucho trabajo. Las personas con las cuales yo trabajo tienen una idea y yo trabajo con esa idea”, dijo.

Ella comentó que tiene una compañera de trabajo que se encarga de los trámites de las personas que hablan inglés con quienes no es necesario entrar en mucho detalle porque, como saben de computación, se les puede dar una lista de páginas de Internet donde está la información.

“Con nuestra gente, y no sólo hispanos pero también otras culturas, yo tengo que llevarlos de la mano, como yo le llamo”, dijo.

“Los latinos vienen aquí y dicen ‘queremos crear un negocio’ y yo les pregunto ‘¿qué tipo de negocio?’, y la contestación a veces es ‘sólo quiero abrir algo’”, dijo.
“Aquí no es como en nuestros países donde uno puede abrir lo que uno quiera en donde uno quiera”, dijo.

A veces ella visita el local antes de la apertura e informa a los propietarios lo que necesitan hacer y trata de ahorrarles dinero, dijo.

“Porque cada vez que tumbas una pared debes recibir un permiso del inspector de la ciudad y eso cuesta dinero. La primera visita del inspector es gratis pero después de eso comienzan a cobrar”, dijo.

Existen muchos códigos y leyes que tienen que ver con el permiso de los letreros, además todo debe de estar en regla para cuando el inspector lo revisa. Dependiendo de que negocio sea, el departamento de salud manda a alguien que a menudo es de Little Rock para revisarlo, dijo Domínguez.

“A veces la gente se desanima y les digo que si tienen el dinero y la paciencia yo trabajaré con ellos”, dijo.

Un consejo que ella le da a los negocios hispanos es “que todos usamos el mismo dinero. Si usted también atrae a otras personas que no son hispanas a su negocio hará más dinero”, dijo.

“Las compañías americanas han trabajado para atraer a los hispanos, como Wal Mart y Tyson. ¿Por qué no pueden los negocios pequeños hacer lo mismo?”, dijo Domínguez.
Las personas interesadas en abrir un negocio pueden comunicarse con la cámara de comercio de su ciudad. Además, las bibliotecas pueden ser un recurso para obtener información.



Etiquetas
Share

Noticias relacionadas

Condiciones Actuales

48° F
Despejado
Despejado

Manténgase al día con las últimas noticias de nuestras aplicaciones móviles.


Consíguelo en el App Store

Disponible en Google Play

Actualización de las noticias

COMENTARIOS RECIENTES

Un joven digno de admirar, yo lo conozco muy bn....

Ana

Me alegra saber lo lejos que has podido llegar, se que mi gran amigo Alex...

Qué Dios continúe ampliando tus horizontes..El cielo es el límite.. Persigue tus sueños Brandon....

Fantástico el primer latino y puertorriqueño un orgullo para nuestra Isla....

gracias por Karen P�rez, saludos...

Ridículo 5 años por dañar una vida con vicios y una familia además de afectar...

Alejandro Fonseca Nosotros celebramos el dia de Accion de Gracias en familia y este...

Si así fuera la ley en Costa Rica, cientos de empresarios y políticos estarían...